Cada vez con más fuerza existe el convencimiento de que los experimentos de libre mercado instaurados bajola dictadura de Pinochet tienen que cambiar. Está pasando con gran fuerza en la educación, con poco menosintensidad en las AFP, cuyo fondo más riesgoso perdió en julio el 6,3%, y ahora último con las isapres, luego de quehace una semana se dieran a conocer las millonarias utilidades que obtuvieron durante el primer semestre de esteaño: $45.683 millones.

En este último caso, la crítica de los afiliados tiene que ver con que sienten que las isapres sólo quieren lucrar, alsubir los planes todos los años con argumentos como que las licencias fueron muchas o las prestaciones médicasestán al alza, hechos que quedan en entredicho con estas altas utilidades.

La crítica de los expertos, sin embargo, vamás allá y está relacionada con el mal diseño del sistema de salud chileno. Manuel Inostroza, ex superintendente desalud del gobierno de Ricardo Lagos, lo explica.

-El problema de origen de las isapres es que siempre que se establece la cotización legal estas deben regirsebajo las normas de la seguridad social. Es decir, como hay un mandato obligatorio de cotizar un 7% mensual,normalmente el sistema de salud que se entrega a cambio es solidario, universal y sin discriminación. En Chile,sin embargo, la aberración fue que se fijó una lógica de seguro privado individual. O sea, tienes la obligación definanciar el 7%, y ahí la isapre tiene un ingreso asegurado, pero que se rige por la lógica de las tablas de riesgo y laspreexistencias, que no tienen nada que ver con lógicas de la seguridad social -asegura.

Es por eso que esa segregación, el “apartheid” del que habla Matías Goyenechea, vocero de Salud un Derecho(ver columna), es la que ha llevado a miles de afiliados a buscar solución legal por las alzas de los planes de salud,por las negativas de las isapres de dar servicio a quienes presentan enfermedades preexistentes o por las altasdiferencias de precios entre los pacientes con más y menos riesgo.

Hoy, son varios los estudios jurídicos que se dedican a litigar en las Cortes a favor de los afiliados que demandana las isapres. En su gran mayoría los juicios son ganados por los consumidores y cuando pasa eso, el pago delos abogados corre por cuenta de la compañía. Según cifras que en abril de este año entregó Hernán Doren, expresidente de la Asociación de Isapres, las instituciones de salud privada han debido pagar más de 1.500 millones depesos a los abogados.

-No es efectivo que los que ganan son los abogados, porque las personas logran dejar sin efecto el alza del plan desalud durante varios años consecutivos. Hoy se están presentando alrededor de 3.000 recursos mensuales contra lasisapres y la corte siempre ha resuelto que no corresponde aplicar el alza porque no hay fundamento -cuenta WaldoAlbornoz, director de Ganasalud.cl, uno de los estudios jurídicos más solicitados para representar a los afiliados.

Desde todos los sectores políticos hay consenso de que la legislación tal como está no sirve, que hayque hacerle cambios. Sin embargo, los matices son profundos, porque desde la Concertación ya sehan adelantado a decir que votarán en contra de la “ley corta” que hoy se tramita en el Congreso. Estoaugura que el debate sobre la salud será arduo. Tanto como lo está siendo hoy el de la educación.