El diputado Socialista Fidel Espinoza denunció que el Sernatur y la Conaf se encuentran en conversaciones con un empresario hotelero de la Región de los Lagos para entregar en concesión por 30 años la admnistración de los Saltos del río Petrohué en el Parque Natural Vicente Pérez Rosales.

Se trata de una historia con orígenes en 1977, cuando la Empresa Inmobiliaria Turística Los Saltos S.A. reclamaba una extensión de 50 hectáreas correspondientes al predio Hijuelas N°7, ubicado supuestamente en el sector de Los Saltos del Petrohué, dentro del parque natural.

El conflicto llegó a la justicia a comienzos de 2000 y tras varios años de litigio, que involucraron apelaciones de parte del Consejo de Defensa del Estado y de Franz Schirmer, propietario de la empresa, finalmente en enero de 2009 la Corte Suprema de Justicia dio la razón al Estado.

Según el fallo de la corte, la empresa Turística Los Saltos S.A., no tiene ningún dominio sobre los Saltos del Petrohué y este corresponde única y exclusivamente al Estado y, por ende, a todos los chilenos.

Pero el empresario se encontró con un gobierno amigo que podría revertir esta situación.

Según el diputado Espinoza, en noviembre del año pasado la Conaf condicionó la entrega de su autorización a la empresa hotelera para construir nuevos estacionamientos para el parque sobre el río Petrohué, a la firma de un convenio que formalizara “la servidumbre de acceso a Conaf a la Isla Saltos del Petrohué”.

El parlamentario asegura que en el documento emitido por Conaf para hacer presente sus observaciones ambientales al proyecto privado se señala que como se trata de un área bajo la calidad de parque nacional, “se requerirá en forma previa al inicio de las obras, de un Convenio que establezca los acuerdos necesarios entre el titular y Conaf, para formalizar la servidumbre de acceso a Conaf a la Isla Saltos del Petrohué, la permanencia y operación del cobro de Conaf por acceso, y las normas necesarias para regular la convivencia entre las partes…”.

“Ante esta situación Franz Schirmer se mostró abierto a la posibilidad de firmar acuerdos con Conaf, aprovechando de recordar que estaba en conversaciones con la entidad para desarrollar un proyecto turístico al interior de la isla, probablemente un museo”, señaló Espinoza.

En su intervención ante el Parlamento el 31 de agosto, Espinoza señaló que tenía información de que la Conaf estaba elaborando las bases para hacer un llamado a licitación de la administración del área de los Saltos del Petrohué. Y para ganar tiempo se habría hecho un llamado a presentar “ideas de proyectos” a realizar en dicha locación. “Como era de esperar Franz Schirmer hizo llegar su propuesta. Y aunque no queremos ser prejuiciosos ni mal pensados, ciertamente aquellos de las conversaciones que el empresario dijo sostener con la Conaf, nos hacen presumir que el resultado de esa licitación para administración privada de los Saltos del Petrohué ya tendría nombre y apellido”.

La denuncia ya tiene movilizados a los vecinos de la zona, que el sábado pasado iniciaron una campaña de recolección de firmas para frenar la entrada de la empresa privada al parque natural. En este mismo sentido, el alcalde de Puerto Varas, Ramón Bahamonde, rechazó esta semana la idea de la concesión, y aseguró que no aceptará que nuevamente un Alcalde sea sobrepasado por una decisión proveniente desde Santiago.

Además, Bahamonde anunció la impugnación de la iniciativa y el inicio de acciones legales en defensa del libre acceso al parque natural.
En declaraciones a la radio Bío Bio, la autoridad señaló que no fue informado de los planes de concesión y que no aceptará que estas medidas puedan beneficiar a un privado, agregando que un municipio no será nuevamente sobrepasado por una decisión en Santiago.

Según Espinoza, es muy posible que la entrega de la administración de los Saltos del Petrohué a Schirmer, quien según él tiene una suerte de monopolio de la industria del turismo en la zona, podría poner fin al libre acceso al parque natural y podría ser probable que “terminemos al final lamentando que, en no mucho tiempo, los populares Saltos del Petrohué terminen teniendo un ingreso segregado socialmente por la vía del costo de su entrada”.