Los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes se han extendido por importantes calles del centro de El Cairo, con el lanzamiento de piedras y gases lacrimógenos.

La zona más conflictiva siguen siendo las inmediaciones del Ministerio del Interior, especialmente la calle Mohamed Mahmud, que comunica con la plaza Tahrir.

Una fuente de seguridad afirmó a Efe que la policía respondió con gases lacrimógenos a los manifestantes que lanzaban piedras en esa calle y en una de las paralelas.

Al menos 26 personas han muerto y miles han resultado heridas en los enfrentamientos de los últimos días en Tahrir, según cifras del Ministerio de Sanidad egipcio.

En la conocida plaza Falaki, cerca de la calle Mohamed Mahmud, centenares de manifestantes se congregaron y salieron en estampida para evitar el efecto de los gases lacrimógenos lanzados por la policía.

Además, decenas de policías se han visto afectados por estos gases y otros tantos continúan en la manzana que rodea el Ministerio del Interior, custodiándolo de los ataques de los manifestantes.

En esa zona se mantiene un fuerte despliegue de fuerzas de seguridad mientras que se han enviado refuerzos a la calle Mohamed Mahmud, donde también se encuentra la Universidad Americana de El Cairo.

Por otro lado, la llamada Coalición de la Revolución, que engloba a los grupos juveniles que instigaron la revuelta que en febrero pasado obligó a renunciar al presidente Hosni Mubarak, convocó para mañana una manifestación en Tahrir y el resto de plazas de Egipto para exigir la renuncia de la Junta Militar.

Además, piden una reestructuración del Ministerio del Interior y de la Seguridad Central, así como la disolución del Gobierno.

Estas reivindicaciones motivaron la protesta multitudinaria celebrada en Tahrir el pasado viernes, tras la cual estallaron los enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad.