El 21 de diciembre, Laurence Golborne llegó repartiendo sonrisas a La Moneda para rendir su cuenta pública. Hola qué tal, hola qué tal, saludaba en esa actitud de candidato-no-candidato que ha asumido desde que las cosas de la vida lo pusieron a la cabeza del rescate de los mineros.

Entre risitas y saludos, el ministro de Obras Públicas entró al salón Montt Varas, siguió riendo y estirando la mano, subió al podio y habló de las miles de cosas que la cartera que encabeza desde mediados de 2011 ha hecho.

Puentes, carreteras, casas enumeraba. Destacó entre sus méritos “una gestión cercana y en terreno”. Ejemplos de esto hay varios, dijo para introducir el avance en la expropiación de terrenos para la construcción de carreteras, materia que debe ver el Fiscal del ministerio.

Ahí el ministro-candidato se lanzó una Golboricosa que hoy lo tiene a los combos con las asociaciones de funcionarios del MOP: en su discurso de expropiaciones agradeció “al equipo de fiscalía liderado por… Franco de Villaine”.

Los presentes aplaudieron con esa función automática que suele regir en los actos públicos y pocos se percataron del condoro: la Fiscalía del MOP se encuentra acéfala y es comandada de manera interina por Marcelo Robles Mery y, oh casualidad, de Villaine es uno de los 16 candidatos que compiten por encabezar el organismo y, de nuevo casualidad, es asesor del ministro desde que este soltaba carcajadas durante la discusión del royalty y era regañado por Lagos Weber.

El lapsus cayó como un caldo de chancho en la Federación Nacional de Profesionales del Ministerio de Obras Públicas, donde dicen que el hecho es una evidencia de que el proceso para elegir al nuevo Fiscal del MOP -que reemplace al renunciado Alfonso Ugarte- está viciado por el favoritismo del ministro hacia De Villaine.

El abogado, que trabajó para el Ministerio de Justicia, fue asesor de Golborne en el Ministerio de Minería y cuando el amigo de los mineros cambió de secretaría De Villaine lo hizo con él, por lo que los empleados del MOP creen que aunque hay un proceso de selección a cargo de la Dirección Nacional del Servicio Civil, el resultado ya está cocinado.

La sonrisa con elástico

Después de su curioso agradecimiento en La Moneda a De Villaine por el cargo que aún no asume, el ministro Golborne no pudo evitar que en los pasillos del MOP se diera por sentado que el concurso era una formalidad para encumbrar a su asesor-amigui en el cargo que debe supervisar la legalidad de sus actos. Así, explican en el MOP, los rumores crecieron y Golborne decidió visitar a los abogados del ministerio para calmar las aguas “con la excusa de darnos un saludo por la Pascua”.

Allí la escena se recuerda:

“El ministro fue a dar explicaciones a la Fiscalía (del MOP) después de la cuenta pública. Ahí mostró otra cara, gritó y se enojó tanto que no nos dejaba hablar”, explica Claudio Flores, de la Asociación de Abogados del MOP.

Según él, Golborne les dijo que si tenían algún problema con el episodio siguieran el camino legal para impugnar el proceso.

Y así fue: los representantes de la Federación Nacional de Profesionales Universitarios del Ministerio de Obras Públicas, la Asociación Nacional de Abogados del Ministerio de Obras Públicas, la Federación Nacional de Asociaciones de Funcionarios del MOP, la Asociación Nacional de Funcionarios de la Fiscalía del Ministerio de Obras Públicas, la Asociación Nacional de Ingenieros Civiles del MOP, la Asociación Nacional de Funcionarios Arquitectos de la Dirección de Arquitectura, la Asociación Nacional de Trabajadores de Vialidad y siete organizaciones más, enviaron una carta a Sebastián Piñera pidiendo que anule el proceso de selección del nuevo Fiscal Nacional del MOP.

Además del lápsus del ministro, en el documento de 13 páginas, los funcionarios sostienen que el ministro expresó su opinión personal en un asunto que inclinaría la balanza a la hora de tomar la decisión -que finalmente recae en el presidente- vulnerando los principios de imparcialidad y de abstención que rigen para estos procesos.

Bajo el principio de abstención, una autoridad deberá mantenerse al margen de cualquier proceso de selección de personal si tiene una relación con una persona natural o jurídica interesada en el mismo, especialmente si existe una relación laboral.

Según la página de Transparencia del Ministerio de Obras Públicas, De Villaine presta una “Asesoría directa al ministro de Obras Públicas, en materia legislativas y jurídicas, en la elaboración de minutas explicativas sobre proyectos de ley en la elaboración o tramitación en el Congreso”.

Mira el video en el que Golborne posesiona sin proceso a su asesor (ojo al minuto 11:30)