El vocero de la Coordinadora Arauco Malleco, Héctor Llaitul, volvió a descartar la participación de su organización en algunos de los incendios que afectó a las regiones del Biobío y La Araucanía, en especial el de Carahue, que terminó con la vida de 7 brigadistas combatiendo el fuego.

En una brevísima conversación con el diario La Tercera, Llaitul dijo separó los temas entre sus reinvindicaciones y los desastres forestales de las últimas semanas. “Una cosa es que nos hallamos atribuido una quema de un helicóptero (el 30 de diciembre), pero no por eso nos van a poner como los culpables de un acto criminal. Nada tenemos que ver con Carahue, menos con Quillón, porque está fuera de nuestra línea de acción”, dijo.

El líder de la CAM, preso en la cárcel de Angol, reiteró los argumentos que dieron durante la semana para salir al paso de las declaraciones del ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, quien deslizó la idea de que tal como se habían adjudicado un atentado el día anterior al inicio del incendio.

De paso, pone condiciones para un diálogo con La Moneda y afirma que bajo esta línea de relaciones la CAM seguirá con sus reinvindicaciones. “El gobierno se apresura y eso aleja el diálogo con ellos. Hace que la CAM siga pensando en la lucha para reconstruir donde nos toca desde siempre estar, en los lugares de la forestal”