La Corte Suprema condenó en un fallo definitivo, a siete militares y a dos civiles por su participación en un tráfico ilegal de armas a Croacia en 1991, aunque todos recibieron beneficios que les evitará cumplir sus sentencias en prisión, informaron fuentes judiciales.

El fallo, emitido de forma unánime por la II Sala del máximo tribunal, absolvió además a una empleada civil del Ejército, Carmen Gloria Molina, y a un general retirado, Carlos Krumm.

El caso del tráfico de armas se remonta al 1 de diciembre de 1991, cuando las autoridades húngaras interceptaron en Budapest un cargamento de 11,5 toneladas de armas procedentes de Chile, valoradas en más de 200.000 dólares.

El cargamento, guardado en 36 cajones con el rótulo de “ayuda humanitaria a Sri Lanka”, iba en realidad destinado a Croacia, afectada entonces por un embargo de Naciones Unidas a la compra de armas, debido a la guerra de los Balcanes, lo que causó un conflicto diplomático a Chile.

En la sentencia conocida hoy se condena al general retirado de la Fuerza Aérea Vicente Armando Rodríguez, y a tres antiguos miembros del Ejército, el capitán Patricio Ernesto Pérez, el bridagier David Fuenzalida y el mayor Carlos Galvarino, a tres años y un día de presidio como autores del delito de exportación ilegal de armas.

A todos ellos se les concedió el beneficio de la libertad vigilada.

Otro general retirado del Ejército, Héctor Guillermo Letelier, recibió esa misma pena, además de otros 541 días de presidio como autor del delito de falsedad, pero también quedó en libertad vigilada.

Además, un capitán retirado, Pedro Araya, fue condenado a 541 días de presidio con beneficio de la remisión condicional, similar a la libertad vigilada.

En tanto, el empleado civil del Ejército Ramón Vicente Pérez recibió 3 años y un día de presidio, mientras que otros dos civiles, Antonio Marón y Sergio Pollman, recibieron 541 días de cárcel como cómplices de la exportación de armas, pero tampoco tendrán que ir a prisión.

La investigación de este caso se inició a fines de 1991 en tribunales civiles, pero años después se traspasó a la justicia militar.

Un tribunal dictó condena de primera instancia en 2004, pero la Corte Marcial anuló la sentencia y designó a un ministro civil, que en enero de 2008 dictó una sentencia de primera instancia que fue ratificada por la Corte Marcial en junio de 2009.

En la primera investigación llevada por la justicia castrense, sólo fueron condenados como responsables del envío de 11 toneladas de pertrechos militares a Croacia los capitanes Pérez Villagrán y Araya Hermosilla y el empleado Pérez Orellana.

En otra vertiente de este caso, en 2010 fueron condenados tres oficiales acusados de asociación ilícita por el homicidio, en 1992, del coronel de Ejército Gerardo Huber Olivares, jefe de adquisiciones de Logística del Ejército.

Huber fue encontrado muerto, con el cráneo destrozado, el 20 de febrero de 1992, tras haber permanecido desaparecido un mes, cuando estaba citado a declarar en el caso de las armas enviadas a Croacia.