Un árbitro brasileño se llevó un gran susto en el encuentro entre Iranduba y São Raimundo, correspondiente al Campeonato Amazonense de Brasil.

¿A qué se debió el susto? Pues recibió una golpiza del futbolista Derlan, a quien expulsó por hacerle hecho un gesto obsceno.

La reacción del jugador provocó que la policía entre a la cancha y lo traslade a una comisaría, donde permaneció durante varias horas.

Según varios medios brasileños, el árbitro decidió denunciar al futbolista. En la parte deportiva, recibió una sanción de 30 días.