El “American Nazi Party” hizo su primera incursión en los pasillos de poder de Washington la semana pasada, registrando a su primer lobbista en el Congreso de Estados Unidos. Se trata de John Bowles, quien fuera el candidato presidencial del movimiento Nacional Socialista en las elecciones de 2008. Ocasión en que fue derrotado, paradójicamente, por el afroamericano Barak Obama.

El rol de John Bowles consistirá en influir para que el Congreso norteamericano apruebe leyes favorables a su ideología. Si cree que se trata de ideales “renovados”, está equivocado. Los ideales de Bowles, presentan algunas coincidencias directas con los postulados de Adolf Hitler en los años del Tercer Reich. Para Bowles, es importante proteger la supremacía de los blancos, proteger al medio ambiente y asegurar el bienestar infantil. Todos estos temas fueron considerados por el Führer, quien dictó las primeras leyes en materia medioambiental.

En su juventud, Bowles militó en el Partido Conservador. Pero consideró que con el tiempo los conservadores fueron cediendo terreno a la izquierda, razón que lo llevó a unirse al Partido Nazi. En una entrevista del año 2008, concedida a WikiNews, Bowles explicó porque el ideal se la supremacía aria (a su juicio) se mantiene vigente:

“Yo me estoy presentando como “El candidato de la gente blanca” para ser presidente de Estados Unidos, porque América se está viendo amenazada. Está amenaza, consiste en el hecho de que la influencia de americanos blancos de ascendencia europea se está viendo disminuida. Gran parte de los estados del sur oeste se están convirtiendo en una especie de cultura mexicana. En Nueva York, los boricuas se están reproduciendo más rápido que los negros. Ni hablar de Florida, donde los refugiados cubanos siguen inundando las calles. A este paso, es posible que Estados Unidos se termine convirtiendo en Sudamérica”.

La exposición de Bowles, que casi parece sacada de la canción de Ricardo Arjona “Si el norte fuera el sur”, da paso a una argumentación más profunda: “Los americanos blancos necesitamos empezar a votar como bloque para evitar que América se convierta en un país tercermundista”.

Los ideales del Partido Nacional Socialista Americano tienen como objetivo formar una nación de gente “blanca de ascendencia europea” que es el equivalente actual a lo que Hitler llamaba “raza Aria”. Según información registrada en el sitio web del partido, la forma de alejar la influencia de razas “inferiores” de Estados Unidos sería: “deportando a las personas de piel de color a otros países”. Este objetivo, a juicio de Bowles, estaría directamente relacionado con el bienestar infantil “nuestros hijos y nietos podrán ir a la escuela y jugar tranquilos solo con otros niños blancos”.

El tema ha causado gran polémica en Estados Unidos y está por verse el grado real de influencia que Bowles pueda tener entre los congresistas. Sin embargo, Bowles está seguro de que hay políticos que van a escucharlo. Si quiere saber más sobre esta “lucha por la existencia de una verdadera de la Nación Blanca” visite el sitio web del partido:

americannaziparty