Manchester City derrotó como local en un final emotivo y dramático por 3-2 a Queen Park Rangers y se tituló campeón de la Premier League de Inglaterra, por primera vez desde 1968.

El cuadro de Roberto Mancini, que no consideró nuevamente al chileno David Pizarro, perdía por 2-1 hasta los 91 minutos y, como a la vez el archirrival Manchester United se imponía 1-0 a Sunderland con gol de Wayne Rooney, estaban cediendo la corona y ante el enemigo.

Claro, porque ‘Citizens’ y ‘Diablos Rojos’ llegaban igualados en 86 puntos pero con diferencia a favor del elenco celeste (63-55), que no pudo con los nervios y la poca costumbre de estar en instancias finales.

Pese a adelantarse con gol del argentino Pablo Zabaleta (39′), los dueños de casa extraviaron la bola y se dejaron dar vuelta el marcador increíblemente con tantos del galo Djibril Cissé (48′) y de Jamie Mackie (65′).

La suerte del City parecía echada, el estadio Ciudad de Manchester era un funeral, hasta que un cabezazo de Edin Dzeko (92′) los volvió a la vida.

Así, hasta que apareció un elegido, el argentino Sergio Agüero (yerno de Diego Maradona), ex figura de Independiente y Atlético de Madrid, para tomar la pelota fuera del área, inventar una pared con el díscolo atacante italiano Mario Balotelli, maniobrar en el área y sacar un derechazo con el alma que se clavó en el arco rival y le dio el título a un cuadro que demoró 44 años en volver a festejar.

La locura se desató con el final y los hinchas del City, que por fin pudieron celebrar la consecución de la tercera corona inglesa, pues antes ganaron las temporadas 1936-1937 y 1967-1968 y ahora en 2011-2012. Terminaron con 89 puntos, igualados con el United, pero con ventaja de 64-56 en la decisiva diferencia de goles.