Vía Crónica.com

Los miembros de la Sociedad de Caza de Carintia, al sur de Austria, buscaban saber más del comportamiento de los ciervos rojos y jabalíes a través de grabaciones tomadas por cámaras instaladas en un bosque. Pero, para sorpresa de ellos, las imágenes captadas mostraban las aventuras del gobernante.

Los miembros de la Sociedad de Caza de Carintia están acostumbrados a observar la naturaleza en todo su esplendor a través de unas cámaras instaladas en el bosque para este fin. De este modo, pueden saber más acerca del comportamiento de los ciervos rojos o de los jabalíes, por ejemplo. Y aunque de un comportamiento animal se trata, lo que esta asociación de cazadores encontró en su grabación no fue exactamente lo que esperaban: sus cámaras grabaron las aventuras sexuales de un político local en pleno bosque.

Esta colorida hazaña desató un acalorado debate sobre la protección de datos en Austria. Aunque el nombre del político no trascendió a la opinión pública, los defensores de la protección de datos hicieron un llamado por la regularización y la delimitación de las cámaras en los bosques, que, por ley, no necesitan estar señalizadas.