El entrenador de O’Higgins, Eduardo Berizzo, se mostró muy conforme con el triunfo 2-1 sobre Universidad de Chile en la final ida del Torneo de Apertura 2012 y advirtió que se siente capaz de “doblegar” al cuadro azul en el pleito de revancha decisivo del próximo lunes y obtener así el primer título para el cuadro celeste.

El técnico argentino admitió que el conjunto de Jorge Sampaoli está “acostumbrado” a revertir resultados adversos, pero mostró confianza en el desempeño de su plantel de jugadores, que ganó por segunda vez en el semestre al actual bicampeón criollo.

“Jugamos ante un equipo acostumbrado a jugar este tipo de finales, pero no por eso no nos creemos capaces de doblegarlos. En una final uno se recibe de jugador cuando la juega, no cuando las imagina. Hoy todos los futbolistas dieron una muestra de saber jugarla, será un muy buen aprendizaje para el lunes”, aseguró en rueda de prensa en el Estadio ‘El Teniente’ de Rancagua.

Berizzo, de hecho, advierte que saldrá a jugar “de igual a igual” en la revancha, pese a que el empate le dará la corona. “Uno no puede pensar en una ventaja definitiva que pueda defender, habrá que salir a jugar un partido de igual a igual, imaginando un esfuerzo físico acorde a la exigencia del partido”, enfatizó.

En cuanto al resultado, el ‘Toto’ discrepó de su colega Sampaoli, pues siente que su equipo incluso debió ganar por una cifra más amplia. “Jugamos un partido muy intenso y disputado, que se desarrolló por los caminos que habíamos planeado, nos pusimos rápido en ventaja, la ‘U’ jugó mejor, pero recuperamos en el segundo tiempo la profundidad y el ataque, pudimos además convertir algún gol más sin sufrir situaciones en contra”, comentó.

De hecho, el DT trasandino destacó que “con el esfuerzo de todos, con el oficio del equipo, la solidaridad, contuvimos a un rival que tiene muy buenos futbolistas. Cada vez que corrimos hacia adelante les hicimos daño, pudimos hacer un poco más en el marcador. Pero hay que estar sereno y reflexivo para el partido del lunes”, recalcó.

Por último, Eduardo Berizzo reiteró las loas a su equipo, aclaró que los sondeos por jugadores como Ramón Fernández no lo desconcentran y descartó que la cancha haya sido factor, tras la intensa lluvia que cayó antes y durante el cotejo en Rancagua.

“Más que satisfecho con el resultado, me quedo orgulloso con el comportamiento de mi equipo, que sobrepasó malos momentos, no se desordenó ni desesperó, sino que siguió buscando como equipo. Cuando tuvimos la pelota a favor la usamos bien (…) Ahora, el tema de las ofertas, no me molesta, nada me sacará del partido del lunes, y lo de la cancha, jugó un papel tan malo para los dos equipos, no hubo ni ventaja ni desventaja para mí”, sentenció.