El embajador de Chile en Siria. Patricio Damm van der Valk, afirmó hoy que “la guerra ya llegó a Damasco”, al describir la situación en la capital de ese país donde, a su juicio, podría desatarse un desabastecimiento de productos básicos.

“Yo creo que ayer marcó un punto de inflexión de lo que sucede en Siria, la guerra llegó a Damasco”, dijo el diplomático desde la capital siria al Canal 24 Horas respecto del atentado que este miércoles causó la muerte al ministro de Defensa, el general Daud Abdelá Rayiha y a otros altos cargos del Gobierno de Bachar al Asad.

El rebelde Ejército Libre Sirio se adjudicó el ataque, en la sede de la Seguridad Nacional, que a juicio del embajador chileno, supone una escalada en el conflicto desatado hace 15 meses en Siria.

“Indudablemente ha afectado toda la vida de la ciudad. Van a empezar a faltar elementos básicos que hasta ahora no han faltado, como aceite, la gasolina, (podría haber) cortes de luz permanentes, de las comunicaciones”, precisó.

En Damasco, desde ayer, “se escuchan constantes ruidos de ametralladoras y bombas. La ciudad está muy militarizada. Hay poca circulación de vehículos, e incluso hoy en la mañana supe de ciertas balaceras (tiroteos) en el camino hacia la oficina”, añadió.

El embajador Damm van der Valk coincidió con lo que dijo el miércoles en Santiago el canciller Alfredo Moreno sobre la situación de los chilenos residentes, aunque sus cifras no coinciden con las proporcionadas por el ministro.

Según el diplomático, la embajada maneja un catastro de 158 chilenos que tienen también la nacionalidad siria, de los cuales 120 han manifestado que no tienen ninguna intención de abandonar el país, y del resto, sólo dos familias fueron repatriadas, y otras dos han manifestado que optarán por esa posibilidad.

A su juicio, no habrá necesidad de una evacuación masiva de chilenos, “aunque tenemos un plan para hacerlo hacia la frontera más cercana”.

En cuanto a los funcionarios diplomáticos, confirmó el anuncio del ministro Moreno de que se está evaluando su permanencia en Siria debido al aumento de la violencia, y señaló que la Cancillería le entregó plenas facultades para decidir.

Explicó que de 64 embajadas establecidas en Damasco al inicio del conflicto quedan 30 funcionando y que en el caso de Chile, se está evaluando sacar al personal a países vecinos, aunque la sede diplomática seguirá abierta, a cargo de funcionarios locales.