Esta mañana salió la encuesta Adimark de agosto en que la aprobación de Piñera se estancó en un 36% mientras que un 57% de los encuestados rechaza la labor del Presidente.

El gobierno mantiene cifras similares de aprobación con un 36%, mientras que la desaprobación llega a un 58%.

Según Adimark el estancamiento en el alza está influido por el reinicio de las manifestaciones y tomas estudiantiles en agosto, lo que se ve reflejado en la baja que muestra la aprobación al área de educación y también el descenso del ministro Beyer.

Los problemas del empresario, en tanto, siguen siendo los mismos: la gente no lo quiere. En esta característica, Piñera tuvo 62% de evaluación negativa y en confianza y credibilidad, sus principales lastres, el ex hombre fuerte del Banco de Talca tiene 60% negativo en cada uno.

Y como viene siendo la tónica en sus áreas de gestión, el manejo de la delincuencia, su caballito de batalla durante la campaña, sigue siendo la peor evaluada con un 82% negativo, mientras que un 77% de los consultados dice que el empresario lo ha hecho mal en el ámbito educativo.

Respecto a la evaluación de los ministros que hacen campaña desde el gabinete, la tendencia se mantiene más o menos igual que en julio, con Laurence Golborne a la cabeza 74 puntos de aprobación, uno menos que en el mes anterior, seguido del ministro de Defensa, Andrés Allamand, que cae de 74 a 70 puntos.

Atrás se asoma el titular de Economía, Pablo Longueira, quien sube cuatro puntos a 51% de respaldo. Rodrigo Hinzpeter, que ahora coquetea con ser senador, marca 42 puntos cayendo dos unidades y el ministro de Salud, cae a 40 unidades después del episodio Auge, en que se borraron las listas de espera con Excel. Cierra el grupo Harald Beyer con apenas un 26% de respaldo, cayendo 10 unidades desde el mes pasado y siendo el titular de Educación peor evaluado durante la gestión Piñera.

La gente sigue mostrando su desconfianza y crítica a la labor del Congreso con un 17% que aprueba la labor del Senado y apenas un 16% aprobando a los diputados.

Pero las noticias son menos alentadoras para los de la coalición del arcoíris, toda vez que el respaldo ciudadano a la Concertación volvió a caer a un 16%, mientras que su nivel de rechazo tocó un peak de 74 puntos, un récord desde el inicio de su rol como oposición.

La Alianza en tanto marca un 27% de apoyo, que sin ser una gran cifra, marca diferencias respecto al bloque opositor.