Fuente: chileabsenta

La Absenta es una bebida mítica, adorada, vilipendiada, prohibida y finalmente, oculta en un halo de misterio sólo al alcance de los conocedores.

El Absenta fue descubierta a finales del siglo XVIII, y se le atribuían efectos medicinales, fabricada con el destilado de hierbas, entre las que tienen especial protagonismo el ajenjo, el anís y la ruda, aunque se suelen combinar en la receta otras plantas como el cilantro, el enebro o el regaliz, entre muchas otras, la gracia es que no superen en cantidad al ajenjo y las otras 2 hiervas base. De otra forma estarías bebiendo un licor de hiervas muy fuerte pero no Absenta.

Al Absenta se le llama el hada verde porque se le considera una bebida con efectos alucinógenos, con capacidad de inspirar a los artistas. Así empezó a ser conocida como “La musa verde” o “El hada verde”. En realidad, su color puede ser cristalino, como otros destilados. Es verde cuando al destilado se le añade clorofila de la propia planta, y en general ya se vende de cualquier color con la adición de colorantes obtenidos de frutas y raíces.

Durante años el uso de la absenta fue únicamente medicinal, y se le ofrecía a las tropas francesas que luchaban contra Argelia “1844 a 1847” como antipirético. Cuando las tropas volvían del frente seguían consumiendo el Absenta, que empezó a dispensarse en los bares. Allí comenzó su leyenda negra. El Absenta manchada con la sangre de soldados bravíos y juramentos de batalla inspiró a un escritor anónimo de la época que realizó un poema maldito. Al leer dicho poema, mediando un rito con el Absenta, se dice que otorgaba algunos cualidades metafísicas y espirituales a quien lo realizaba si el pacto era aceptado, siendo esta la base de la leyenda y de las alucinaciones provocadas por el Absenta. Éste poema llegó a ciertos grupos sociales, predominando en el medio artístico de la época, entregando una visión distinta, de arrojo a la vida. De la mano de la lectura del poema y su rito, nace la leyenda de los poetas malditos, su origen se convirtió en su Némesis, inspiró a generaciones de artistas, entregando poder al humanismo, no obstante dicho poder se convirtió en un movimiento que pavimentó el camino a su omega, siendo prohibido el absenta por poderes eclesiásticos, los que atribuyeron una fama dañina y ocultista a esta bebida, perdiéndose mucha de su esencia en el tiempo.

Se dice que durante esos años se produjo un incremento masivo de los suicidios, sobre todo entre la gente de vida más bohemia, movidos por una creciente crisis existencial en el periodo de entreguerras. Los puentes de Montparnasse eran el lugares preferidos por los suicidas para lanzarse al vacío y acabar con todo.

Las autoridades, tratando de encontrar una explicación, culparon rápidamente a la absenta. Se decía que esta bebida provocaba, a la larga, depresión y alucinaciones, por lo que se convirtió en la causante oficial de los suicidios. Fue prohibida en Francia. Rápidamente la prohibición fue extendida a la mayor parte de los países de Europa, excepto España y Portugal, donde el consumo no era masivo.

A finales del XIX las atribuciones de la absenta ya eran conocidas por toda Europa y se puso especialmente de moda en París, en los ambientes de la Bohemia. Se dice que cuando Van Gogh se cortó la oreja lo hizo bajo los efectos de esta bebida Y los susurros provenientes de lugares desconocidos, ello obtenido por el rito y el poema. Los grandes pintores del impresionismo francés (Monet, Manet, Degas y Toulouse-Lautrec) fueron consumidores habituales y algunas de sus obras se dice fueron inspiradas bajo los efectos del Absenta.

En su estancia en París, Picasso conoció la absenta, de la que se declaró rendido admirador. Fue la bebida más consumida e importante durante los primeros años del siglo XX, y fueron fieles a ella otros grandes artistas como Hemingway, Rimbaud o Baudelaire.

Con el paso del tiempo las viejas rencillas fueron olvidadas, el poema y el rito borrado de la memoria colectiva y la prohibición ha sido levantada en casi toda Europa y gran parte de los Estados Unidos, ya que ahora se conoce que los efectos secundarios adversos están más asociados con el consumo irresponsable dado el alto grado de alcohol del Absenta, y con ciertas adulteraciones que se realizaban en la época para mantener la demanda.

Recomendamos probar el Absenta, siempre con criterio y responsabilidad por su alta graduación alcohólica, pero con el convencimiento de ofrecer a usted la posibilidad de conocer de primera mano el licor que inspiró a tantos genios de las artes.

De la absenta dijo Oscar Wilde: “Tras el primer vaso, uno ve las cosas como le gustaría que fuesen. Después del segundo, uno ve las cosas que no existen. Finalmente, uno acaba viendo las cosas tal y como son, y eso es lo más horrible que puede ocurrir”.

No buscar el poema maldito del Absenta. Se dice que sin él es inocuo y sólo te hará pasar un buen rato junto a amigos. Cuidado con lo que deseas…

Disfruta junto a nosotros de esta leyenda, compártela, disfruta del Absenta y de nuestro trabajo.

Sigue leyendo más sobre la Absenta acá