Vía La Vanguardia

Hay quien ha puesto el grito en el cielo imaginándose a Darth Vader compartiendo castillo con una princesa Disney, mientras que también hay quien cree que la sinergia entre George Lucas y Disney puede dar frutos, cuanto menos, interesantes. De momento hay quien ya se aventura a dar algunas pistas sobre cómo será la nueva entrega de Star Wars anunciada para 2015.

Según The Hollywood Reporter, Disney planea lanzar una nueva película de la saga cada dos o tres años, por lo que los seguidores de “Star Wars” tienen diversión -o sufrimiento- asegurado para rato. De hecho, gracias a la compra de Disney podría haber mucho más.

Las fuentes consultadas por la publicación estadounidense creen que además de la nueva trilogía -cronológicamente posterior a “El retorno del Jedi”- anunciada ya por George Lucas, habrá también películas al estilo de “Los Vengadores”. Es decir, no sólo habrá tres películas más de la saga, si no que además, y gracias a Disney, algunos personajes de la franquicia tendrán su propio filme.

Es más, según estos análisis preliminares, sin Disney, la séptima, octava y novena película jamás habrían visto la luz. Pese a que el propio Lucas haya expresado hasta la saciedad que quería finalizar la saga, lo cierto es que él nunca las hubiera dirigido. La decisión de poner al frente a Kathleen Kennedy en acuerdo con Disney ha quitado un peso de encima al veterano cineasta que incluso ha reconocido que el trato es “su pensión”.

La prensa también alaba el boyante negocio desde el prisma estrictamente empresarial. Y no sólo los medios estadounidenses, los analistas de Wall Street también felicitan a Lucas por el trato. “Nuestro inicial aunque breve -debido al huracán Sandy- análisis señala que el acuerdo parece mucho más prometedor que la adquisición de Marvel en 2009”, dicen desde Lazard Capital Markets, una de las principales firmas de analistas de Nueva York.

Y no sólo en lo que a taquilla se refiere. Disney es una mastodóntica máquina de merchandising y absorber los 20 mil millones de dólares al año que la franquicia “Star Wars” genera en muñecos, juguetes y demás artículos es la guinda que le faltaba al pastel de la Factoría de los Sueños. Y no sólo de juguetes viven los seguidores de la saga, a ellos se sumarán también las nuevas atracciones que desde ahora se podrán ver en los parques temáticos de la casa de Mickey.

Superará tres veces a “Los Vengadores”

Si la nueva trilogía que comienza en 2015 iguala a las películas estrenadas entre 1999 y 2005, Disney suma el equivalente ajustado por inflación de tres “Avengers”, su película de 2012 que ganó unos mil 500 millones en venta de entradas.

Disney puede extraer más valor de la serie cinematográfica de 35 años debido a su actividad de productos al consumidor, que en 2011 generó ventas de 3 mil millones de dólares, y de parques de diversiones inspirados en las películas, dijo Wunderlich Securities Inc.

La posibilidad de impulsar las ventas fuera de los Estados Unidos hace que el negocio resulte aun más atractivo para los accionistas de Disney que Marvel Entertainment Inc., la compra de 2010 que generó “The Avengers”, el tercer filme más taquillero de todos los tiempos, dijo Lazard Capital Markets LLC.

Lucas, que es el único dueño de Lucasfilm, obtendrá la mitad del precio de la compra en efectivo y el resto en acciones de Disney. Si bien Lucasfilm posee otros activos, como las películas de “Indiana Jones”, Disney dijo que consideraba valioso el acuerdo sobre la base de “La Guerra de las Galaxias”.

Darth Vader se impone a princesas

Con la nueva marca “Disney-Lucasfilm”, el estudio original podría enfrentar una capacidad incluso más reducida para producir y distribuir su propio menú de películas. En total, Disney distribuye más o menos una docena de títulos al año.

El presidente ejecutivo de Disney, Robert Iger, indicó esta semana que las próximas películas de “La guerra de las Galaxias” suplantarán las de Disney en el calendario de lanzamientos. Disney no tiene previsto aumentar su gasto en producción de filmes, dijo Iger, dando a entender que cada nueva entrega de “La Guerra…” será una menos de Disney.

Aun así, Iger aclaró en una entrevista que la compra no necesariamente reducirá el número de cintas anuales con la marca Disney.

La cacería de películas de franquicias y la aversión a los riesgos a los materiales originales son prácticas comunes en Hollywood, donde los estudios buscan libros, cómics e incluso juguetes para adaptar al cine. Disney ha echado mano a esa filosofía a raíz del enorme éxito de “Los Vengadores”, la primera película de Marvel Studios lanzada por Disney, que recaudó más de mil 500 millones.

Puristas contra Disney

Los fans más puristas de Star Wars temen ya un giro aún más comercial de la saga en torno a Darth Vader y Luke Skywalker. Y Disney ya ha dejado claro que no dejará que se oxide la máquina de hacer dinero: cada dos años habrá un nuevo capítulo.

La epopeya de Star Wars continúa en novelas que narran cómo la princesa Leia y Han Solo tienen gemelos o una matona se enamora de Luke Skywalker. Pero el nuevo filme no tendrá nada que ver con eso: será una historia inventada, en cuya creación participó Lucas.

A sus 68 años, Lucas ya no tenía ganas de seguir filmando batallas galácticas. Especialmente por la negativa reacción de los fans a las tres últimas entregas. Para él, la historia de Star Wars está cerrada. “¿Por qué tendría que alargarla, si todos me gritan todo el tiempo y me dicen la clase de hombre terrible que soy?”, comentó.

Lo cierto es que muchos fans de la saga original criticaron duramente los episodios I a III. Los tildaron de demasiado infantiles, con demasiados efectos especiales, y les irritó el nuevo personaje de Jar Jar Binks.

Queda abierta la pregunta de si Disney tendrá la sensibilidad para no espantar a los fans. Éstos desconfían, pero se lo toman con sentido del humor. Con el hashtag #DisneyStarWars, los usuarios de Twitter ironizaban con la mezcla explosiva de personajes Disney y de la saga, como un Darth Vader. con orejas de Mickey Mouse.