Con Piñera hemos compartido la pasión por la historia y muchos viajes en yate, en helicóptero. Es muy agradable viajar con él porque hay que estar siempre listo. Es muy inquieto y lleno de historias, algunas reales, otras inventadas”.