“Juventud Americana”, el disco que acaba de publicar el grupo chileno Ases Falsos bajo el alero de un nuevo sello (Arca Discos) tiene varias cosas buenas, una de las cuales es la personalidad de sus melodías y juegos vocales, y otra, la importancia y bien hechura de sus letras, así como el dinamismo que hace que las quince canciones que lo componen (lo que no es nada poco para un CD) pasen volando. Se trata de un trabajo que no resulta pretencioso ni sobrecargado, al contrario, es un rock en el que las guitarras eléctricas, la batería, el bajo y los sintetizadores suenan sobrios mientras la voz, clara y precisa, cuenta y canta letras antes que nada directas.

Así, en este primer disco del grupo formado por Simón Sánchez (bajo y coros), Martín del Real (batería) y Cristóbal Briceño (voz y guitarra y compositor de la mayoría de las canciones), escuchamos una variedad temática que pareciera estar unida por un sentimiento de juventud desajustada a las condiciones actuales de Chile, sin desdén por la contingencia y la política. De hecho, hay en algunas de las canciones frases sobre las discusiones en un retorcido directorio de Hidroaysen (“Fuerza Especial”) o las peleas en los recreos de un colegio (“Séptimo Sello”) o la crisis europea o la sabiduría que esconden los perros callejeros en medio de las protestas entre estudiantes y policías (“La sinceridad del cosmos”): “Los animales no se equivocan / los animales nunca se equivocarán / son portadores de la sinceridad del cosmos / Mira cómo se portan los perros callejeros / cuando se enfrentan estudiantes y carabineros”.

Ases Falsos también ironiza en “Estudiar y trabajar” con lo aburrido de estudiar carreras que te llevan a ninguna parte o a trabajos deprimentes que enriquecen a todos menos a ti. Se trata, en suma, de un buen disco en el que las letras no decoran sonidos más o menos vigentes sino que son parte integral de canciones que participan activamente del escenario social, político y cultural del Chile de hoy, aunque su participación sea no para instruir sino, simplemente, para sacudir jóvenes cabezas: “No soy y ni nunca seré / un artista nacional / no te voy a revelar / un frágil mundo interior / solo te voy a sacudir”.

JUVENTUD AMERICANA
Ases Falsos
Arca Discos, 2012