¿Cómo has visto el tema ya estando fuera tu candidatura? Hay gente que te achaca lo ajustado del resultado
– Nosotros nos planteamos como alternativa a la Concertación y a la Derecha. Esta alternativa era de un partido nuevo, que quiso posicionarse de una vereda distinta a la de los dos bloques. Logramos reunir a un grupo de ñuñoínos y creemos que sí fue positivo presentarse a una elección porque sacamos un número importante de votos, entendiendo que era un candidato de un partido nuevo y con un candidato sin mayor conocimiento en la comuna como los otros dos que eran alcalde y concejala por varios años. Creemos que ese 8% es importante y representa a varios ñuñoínos, independiente de lo que digan.

¿No te da lo mismo?
– Claramente, si esto se tratara con una segunda vuelta o de ser alcalde o no, preferimos que Maya Fernández sea la próxima alcaldesa de Ñuñoa antes que Sabat. Pero la democracia hay que construirla con alternativas y no reduciéndola.

¿No tuvieron opción de acercarse y hacer algo juntos?
– En ese sentido sólo hubo una convocatoria a generar primarias ciudadanas en la comuna, que convocaron las organizaciones sociales, y nosotros fuimos la única candidatura que se presentó a esa reunión. Entonces, cuando se dice que somos nosotros los sectarios, los que no negamos a competir o a dar el brazo a torcer y que por eso llegamos a la situación en la que estamos, no es así. Yo tengo otra visión.

¿Cuál es esa?
– Es que si una candidatura ciudadana como la que queríamos no se dio, nosotros no podemos ser los responsables. Fuimos los únicos que acudimos a esa reunión y ahí se ve claro quién estaba más interesado en que eso sucediera y quiénes no.

¿Qué le dirías a la gente de la Concertación que te reclama esto?
– Que se preocupen más de hacer bien los alegatos y evitar el fraude, porque se nota que hay algo oscuro, no casual, en esa mesa 3V. Que se preocupen de hacer una buena defensa y dejen de estar preocupados de quienes levantan alternativas legítimas que lo que vienen a hacer es a renacer o darle vitalidad a nuestra democracia. Nosotros generamos un programa alternativo con propuestas bien concretas que el programa de Maya ni siquiera toca. Yo invitaría al comando de Maya a ocupar menos tiempo culpándonos porque eso también va minando las posibilidades de encontrarnos en el futuro. Hoy día sale Sabat electo y lo que tenemos que pensar es cómo no repetimos esto, cómo logramos levantar un candidato y poder sacar a Sabat. Hoy tenemos más del 50% de los votos en la oposición.

“Lo de Eloísa es súper legítimo”

Te metieron en el mismo saco de Eloísa González.
– Ese comentario lo hizo la Alejandra Quevedo, la concejal más joven electa, y no sé de dónde. Es una manera bien extraña de ver la democracia, del ‘si no me apoyan a mi le hacen el juego a la derecha’, sea llamando a no votar o levantando alternativas. O sea, claramente lo que ella prefiera es que no vote porque así aseguran el triunfo o qué se yo. Pero me pareció pintoresca. Yo considero que lo de la Eloísa es súper legítimo, es llamar a una abstención consciente porque hay un descrédito del sistema.

Pero ustedes participaron y pelearon por una candidatura.
– Sí, son diferentes caminos porque nosotros optamos por lo otro y obtuvimos una interesante votación. Quizás en algún momento confluyan el llamado de la Aces y lo que plantea Igualdad, espero que así sea y se genera una alternativa real.

¿Crees que de alguna manera se le dio la razón con toda la polémica de los votos?
– Sí, o sea, es lamentable que estas cosas pasen porque lo único que hacen es sumar el descrédito de la política electoral y va cobrando fuerza el llamado que hace la Aces de no prestar el voto. O sea, de alguna manera si el sistema no va a dar las mínimas garantías, si alguien se levanta a votar y un día el voto se lo cuentan para alguien y al otro día para otra, claramente es muy penca.

Ad portas de la proclamación de Sabat, imagino que igual no vas a estar contento.
– No. En ese sentido preferiríamos que ganara Maya Fernández. Y no nos gustaría que triunfara Sabat y de la forma en que lo está haciendo, tan trucha. Los votos no cuadran en esa urna, algo pasó ahí.

¿No te sientes responsable del virtual triunfo de Sabat?
– No podría sentirme responsable de eso. Sabat ganó porque sacó más votos. Y nuestros votos los logramos haciendo campaña limpiamente, justamente y convocando a jóvenes y gente que no iba a ir a votar. Gente que se siente representada por una alternativa nueva. ¿Por qué entonces no le echan también la culpa al candidato humanista o a los vecinos de Ñuñoa que se cambiaron a votar a Providencia? Claro, nuestra candidatura tuvo una buena votación pero eso más allá de ser algo negativo, es todo lo contrario, es positivo.