Esta tarde la Corte de Apelaciones de San Miguel revocó la prisión preventiva a los dos chinos involucrados en la red de explotación infantil desbaratada hace unas semanas.

La justicia decretó que Jing Shaan Huan y Jin Jin Tang en cambio tengan la medida cautelar del arresto domiciliario.

Ambos permanecían detenidos en la cárcel de Santiago Uno tras su formalización por obtención de servicios sexuales de menores.

El cambio en la situación de los ciudadanos chinos se genera inicialmente luego que la defensa pidiera cambiar a los ciudadanos orientales hacia el anexo Capitán Yáber, lo que finalmente terminó en el arresto domiciliario de ambos.