La curvilínea modelo argentina, Mariana Marino, habría acudido ayer por la tarde a la brigada de cibercrimen de la PDI por la filtración del video hot donde aparece por seis minutos teniendo relaciones sexuales con el “bailarín” Ronny Dance.

Según varios programas de farándula, la trasandina se habría enterado de la divulgación del video almorzando y alrededor de las 4 de la tarde, habría concurrido a poner la denuncia.

Durante la tarde, en el programa de MEGA “Secreto a Voces”, se especuló que un amigo de Dance, Renato, habría intentado vender el video íntimo hace algunas semanas a programas de farándula.

“Estamos en presencia de un delito, violación a la intimidad. El video fue tomado sin el conocimiento de Mariana Marino. Ella no sabía de la existencia de este video. La querella pretenden condenar con las mayores penas y rigor contra los que resulten responsables,”, dijo Aldo Duque, abogado defensor de MArino, al diario La Cuarta.