Durante esta entrevista hubo 30 grados de calor, muchas bolsas navideñas, una señora que se detuvo a saludar al prospecto de primera dama y un café del porte de una catedral. Consuelo Saavedra ya no llora por su partida del noticiero central de TVN. Cambió las noticias para levantar los dedos al aire formando la “V” de “Voy”, el eslogan de su marido, que está en la carrera para llegar al sillón presidencial.

Consuelo habla en serio y en broma al mismo tiempo. Habla fuerte, rápido y con sus ojos verdes muy abiertos. Dice que ya no lee diarios porque no tiene tiempo, que pasa en su auto, pero que está feliz. “Estos días han sido entretenidos, desafiantes, motivantes. Pero muy distintos”.

¿Cómo te cae que te entrevisten? Se supone que el periodista no es la noticia.
Es que cambié de rol y me tengo que ajustar. Estoy de acuerdo que sí soy noticia, pero no por mí sino porque creo que en política sí es importante quién eres y cómo vives para decir mira, este es el tipo de persona que yo soy.

Eso es como la filosofía de Golborne, que siempre dice que viene de Maipú y estudió en colegio fiscal.
No, no creo que sea una filosofía. Depende del énfasis que le pones a las cosas que cuentas.

En una línea de izquierda a derecha, ¿dónde te paras?
Centro izquierda. Siempre he sido así. Pa presidentes siempre voté por la Concertación.

¿Cuándo fue la primera vez que votaste?
Voté la primera vez pal Plebiscito. Cumplí 18 años el 20 de abril del ‘88 y rajé a inscribirme. Además estaba en mi primer año de universidad, venía de un colegio de monjas que era una burbuja, entonces estar en la universidad fue como un abrir de ojos, poder ir a las manifestaciones sin preguntarle a mis papás. No era que los temas fueran ajenos a mí y no me interesara la política, en mi familia siempre se hablaba de política, yo hablaba mucho con Carlos Altamirano que era casado con una tía mía que falleció. Pero sí estaba en un colegio del barrio alto, de monjas, puras mujeres…

¿Y a qué marchas fuiste?
A todas las habidas y por haber. Una vez pa la elección de Aylwin me fui a meter a la concentración de Hernán Büchi sólo pa saber como era.

Te infiltraste.
¡Me infiltré! Me acuerdo que hice toda esa caminata que era por Vicuña Mackenna y quedé como angustiá, porque la idea que eso era y que quizá podía ganar… quedé con el cuello apretao.

¿Te dio miedo por Chile?
Sí, igual tenía 19 años y no veía las cosas como las veo ahora que tengo 42. Pero sí, me dio un poquitito de susto. Pero después nopo, ganó Aylwin así que estaba feliz.

Tú que fuiste a manifestarte cuando joven, ¿qué opinas cuando ves que ahora la gente ataca a la prensa en las marchas?
¿La prensa burguesa no nos interesa? Me pasan dos cosas, me da lata, pero en parte lo entiendo porque no hay quien no critique a la prensa en sí cuando está por una causa.

Pero no lo compartes.
Es que quizá yo lo habría hecho también, si yo hubiera estado en su posición, habría intentado tomarme el canal. Pero sí, hago un mea culpa.

¿Nunca tuviste problemas con los pacos?
Me llevaron detenida pero por otras razones. Estaba en Bahía Inglesa con unos amigos y sentimos que el mercantilismo se estaba tomando el lugar porque habían puesto un mástil para poner las banderas de una bebida en medio de unas rocas. Y a nosotros nos pareció que eso era indignante, que no podía ser.

Y te pillaron.
Sí, fuimos a botar el mástil de noche. Agarramos un bote y nos fuimos a las rocas y empezamos así “eeh, eeh” y no cayó pero quedó doblado. Estábamos en esa y de repente ¡luces! Y napo, nos tomaron presos y bueno, a las mujeres nos trataron super bien, pero los hombres terminaron de guata en la playa, una patá loca por aquí y nosotros “si no estamos haciendo nada malo” y bueno, pasamos la noche en la comisaría. No es muy heróica mi detención.

VOY
¿Eres liberal?
Soy liberal, pero soy una persona responsable con mi vida y creo que siempre lo he sido. Y sí, creo que soy una persona que se cuestiona las cosas, que se pregunta mucho dónde está por qué.

¿Y no te has cuestionado por qué Andrés quiere ser presidente?
Sí, me lo cuestioné mucho. En su minuto lo conversé mucho con él. Porqué quería hacer esto, qué significaba, por qué él. Porque no sólo era él, significaba un compromiso mío, de los niños, un compromiso público.

¿Y cuál es la respuesta a esa pregunta?
Que es finalmente un proceso que él está viviendo. No es que haya levantado una piedra y haya dicho “aahh quiero ser presidente”. Andrés ha construído un prestigio como persona que trabaja en lo público, que finalmente cristaliza en una candidatura presidencial. Andrés es una persona brillante y una persona que sabe trabajar en equipo y habla con la verdad. No tiene dobles lecturas y eso lo valoro muchísimo. Y me gusta mucho que sea independiente.

¿Eres de las personas que está cansada de los partidos políticos?
No, yo creo que son súper importantes y tenemos que hacer un trabajo por reafirmarlos. Pero para reafirmar algo tienes que limpiarlo un poco antes. Y lo peor que nos puede pasar como sociedad es socavar, socavar, socavar a los partidos políticos.

Después de las municipales la idea que quedó es que cambió la forma de hacer política.
Es que yo creo que las primarias son súper importantes. Que el sistema político y los actores tienen que ayudar a que se instale. Es super importante que tengamos una ley. Creo que ayuda a que haya más densidad de discusión política, va a ayudar a que haya más y mejores candidatos jugándosela por las primarias. Y cada vez que me preguntan intento que la gente no diga “ah, es otro gastadero de plata de los políticos”.

¿Cuál es la competencia directa de Andrés?
Creo que el candidato más importante pa Andrés es él mismo. Tiene que desplegarse y llegar a la mayor cantidad de gente posible.

¿Qué alternativa representa?
Es una centro-izquierda independiente y moderna y bien seria, que no es populista, que plantea que hay soluciones que no son fáciles.

¿Pero por qué es una centro izquierda y no una izquierda? ¿Hay un miedo a teñirse de rojo?
Es como tú misma lo planteai. En una línea hay puntos intermedios, yo creo que Andrés es un punto intermedio.

¿Qué le da el toque de izquierda a la candidatura de Andrés Velasco?
Uy, miles de cosas. Los temas valóricos mil por ciento y creer en el rol del Estado. Que la libertad de mercado resuelve muchas cosas pero no todo y que tiene que haber un Estado fuerte en fiscalización pero en serio, que te protege pero que también te deja jugar harto, pero que te empareje la cancha.

Pero eso es como un libre mercado pero con un Sernac.
No, yo creo que va mucho más allá… Encuentro súper injusto lo que acabas de decir, porque el Sernac tiene muy pocas herramientas prácticas, actúa mucho a posteriori, pero estamos hablando de herramientas más fuertes y de una acción exante y no una acción expost.

Te lo digo así porque me parece que hoy la única institución pública que tiene ese rol es el Sernac, quizá me falta cultura cívica.
Sí, falta cultura cívica, pero eso es parte de otra transición. El paso de la generación del “no estoy ni ahí” a una generación súper preocupada por su país, pero la gente no puede sentir que solo negándose a todo y quejándose de todo se van a solucionar las cosas. Falta que las instituciones generen espacios para que sientan que su voz importa. Pero no se trata de volver a lo antigüo sino de vivir lo público a través de una manera más organizada.

¿Crees que Andrés Velasco pueda generar un efecto como el de MEO el 2009?
Primero que nada, Andres es de la Concertación y juega dentro de las primarias, distinto a la opción de Marco Enríquez, aunque a él no le dejaron otra opción. Creo que la Concertación se equivocó mucho con eso. El voto a MEO fue un voto de castigo a eso. Yo espero que Andrés tenga tanta votación como él, pero que voten por él porque crean que será un buen presidente, no como un voto de castigo a otra cosa.

¿El que haya tantos candidatos ahora será un acuso de recibo de ese error?
Mmm…

¿No sabe, no responde?
No, estoy pensando si comparto tu hipótesis. Creo que tiene que ver con que no hay que temer a que haya muchos candidatos, no hay que ir a la sandía calada. Por eso me gusta la estructura de las primarias, porque además sirve para fortalecer a los partidos. Es importante que (José Antonio) Gómez vaya para que se fortalezca el Partido Radical, es importante que la DC haga una elección interna previa. Es bueno para volver a prestigiar a la política.

¿La candidatura de Andrés, a quién fortalece? ¿A él mismo?
A la gente que yo te describía antes, que yo siento que es harta. Yo creo que el país, el debate, y la gente que es de centro izquierda e independiente y cree que hay que dar paso a nuevas generaciones. Nosotros queremos ganar, pero tú me estai obligando a ponerme en un escenario donde no ganamos. Aún cuando no ganemos es importante que esa voz se exprese.

PRIMERA DAMA
¿Te cae bien el rol de primera dama o preferirías abolir esa institución?
¿Como en una actitud de Diamela Eltit con Jorge Arrate? “Bueno, mi amor. Qué rico, pero me voy donde mi mamá” Jajaja. Me parece que el rol de la primera dama es un poco anacrónico. Pero valoro que sea un espacio suficientemente flexible para que las señoras de los candidatos, o los señores de las candidatas, puedan desarrollar sus talentos o aportar desde ahí. Yo no creo que deba ser una obligación que la primera dama ocupe un ala o una oficina de La Moneda. Si una primera dama no quiere una oficina en La Moneda, está bien.

¿A ti te gustaría una oficina en La Moneda?
No sé. No sé ni dónde queda el despacho de la primera dama.

¿Cuál es tu primera dama favorita?
La Luisa Durán porque tenía como una distancia frente a esta pomposidad del cargo. Pero las admiro a todas por apoyar a sus maridos de partida.

¿Qué es lo que menos te ha gustado de la campaña?
Lo que menos me gusta son las entrevistas, y es lo que más he hecho. Pero a veces es como comer acelga, uno sabe que es importante aunque no te guste.

A esta campaña, ¿le interesa la prensa burguesa?
Sí, la prensa burguesa como The Clinic Online nos interesa mucho, jajaja. Nos interesa llegar a la gente, y los medios son una forma de llegar a la gente. Pero es mucho más fácil estar donde tú estai que donde yo estoy, y de eso me he dado cuenta ahora.