Tras la noticia del arribo del presidente de Cuba, Raúl Castro, a nuestro país el ministro del Interior, Andrés Chadwick y los secretarios ejecutivos de la Unión Demócrata Independiente y Renovación Nacional, se mostraron preocupados y “confundidos”.

El presidente cubano vendría a Chile a la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, Celac y la Unión Europea, que se desarrollará en Santiago entre el 26 y 28 de enero.

En el marco del comité político liderado por Chadwick, los dirigentes de ambos partidos anunciaron que podrían aprovechar la instancia para presentar acciones judiciales que lleven a declarar al mandatario cubano en el caso por la muerte del fundador de la UDI, Jaime Guzmán.

El diputado UDI, José Antonio Kast, aseguró que “se pueden evaluar acciones como citar a Raúl Castro a declarar si es que en Cuba han amparado a terroristas y han recibido a gente que ha estado involucrada en el caso Guzmán”.

Por otro lado, manifestaron su preocupación por el caso de Rosa María Payá, hija del fallecido disidente Oswaldo Payá, a quien se le negó la salida de Cuba por posibles conflictos entre la presencia de la ciudadana cubana y Castro en fechas similares.

Al respecto, el Secretario General de RN Mario Desbordes aseguró que “junto con esta prohibición nos parece que hay una contradicción. El gobierno tomó nota de ello y la UDI comparte ese punto de vista”.

El gobierno cubano negó la salida de Payá del país, luego que ésta presentara una solicitud para cursar un diplomado sobre Teoría Política y Gestión Pública en la Universidad Miguel de Cervantes en nuestro país entre los días 8 y 15 de enero.

Entre los opositores a la llegada de Payá se encuentra también el presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, quien aseguró, en el evento de 1 de enero del partido, que no le parece conveniente la llegada de Payá, dado que puede interferir directamente en el programa de la Cumbre.