Lo que menos me gustó de la edición anterior de The Clinic fue la entrevista a Karina, que está condenada por haber matado a su marido. Ella sufrió mucho maltrato, por lo sicológico, y tiene que enfrentar su juicio en su contra por la muerte de él. Ella lo mató, se quiso deshacer de él por maltrato. Ella tiene que ser responsable, fue víctima de violencia intrafamiliar. Yo jamás maltrataría a una mujer. Hace tiempo le levanté la mano a una compañera y me hizo muy mal y lloré. Ella me hizo muy mal conmigo. Son cuestiones de cabro chico nomás. Me gustó la entrevista al hijo de Labbé. ¿Él por qué se retiró del ejército y no continuó como su papá?. Está bien que se meta a concejal, pero su hermano que se va a meter a un reality es un absurdo. Un absurdo. Se va a meter en puros shows nomás. Al alcalde lo lamento mucho porque fue irresponsable con la comuna en que nací. Yo nací en la clínica Las Lilas, tengo mucho respeto a la comuna. La derrota me afectó mucho, la pérdida de la comuna. Yo le tengo mucha estima a esa comuna, ahí nací, ahí vivió mi mamá con mi tía en Eliodoro Yáñez con Los Leones, hasta que se casó con mi papá. Y sobre el hijo de Labbé me gustó, me cayó bien. Votaría por él. Me gustaba su papá como alcalde, pero en la última etapa la embarró. El año pasado con el homenaje a Krassnoff, metió la pata. Yo también fui invitado pero lo rechacé por amenazas a ser agredido en el sector del barrio Brasil. Amenazan insultarme. Los comandos de la Tohá y de la Josefina Errázuriz también me han amenazado con insultarme. Pero yo no le tengo miedo a nadie, a nadie.