Un día basta para hacer un video de apróximadamente seis minutos. Un día en que se hace el guión, se graba, se edita y se sube. Eso si quieres tener producción. Con los videos de gamers (videos de personas que se graban jugando juegos, lo que goza de bastante popularidad en la red) el proceso es más simple, ya que sólo basta poner la cámara y el micrófono en el momento cuando se juege.

Algo que suena así de simple, goza de bastante popularidad en Chile. Tanto así que actualmente el canal de Youtube con mayor cantidad de suscriptores en países de habla hispana es propiedad de Germán Garmendia, más conocido como Hola Soy Germán.

La historia es así: una vez que Youtube aterrizó en Internet, el 2005, algunos usuarios estadounidenses se grabaron con la misma dinámica de los posteos de blogs y otras plataformas, sólo que esto era video y no texto. Hoy la plataforma de videos de Google tiene base en 24 países, y en ella se reproducen tres mil millones de videos al día, y un 75% de su contenido nace fuera de Estados Unidos. Países como Chile adoptaron la moda de grabarse tempranamente, aunque sólo desde el año pasado adquirió mayor popularidad.

Vardoc afirma haber sido uno de los primeros en Chile en meterse en el youtubeo. Un nombre que para los ajenos al género puede sonar a nada, pero para quienes son habitué es algo así como un veterano.

Vardoc hace videos de juegos y además cuenta cosas de su vida. Podría decirse que él es una de las figuras conocidas del youtubismo, pero el trabajo es pura autogestión. “Hay fórmulas para generar impacto en las redes sociales, pero al inicio es complicado porque no tienes el boca a boca” dice.

Vardoc, quien también es columnista de Publimetro, cuenta que funcionó la “prevención”, que define como la capacidad de adelantarse a algo o hacer algo antes de que se le ocurriera a alguien más. “El día que alguien me descubra será porque buscó lo mismo que estuve buscando yo y no encontraste tú. Yo había buscado videos de juegos en español y me di cuenta que no había, entonces decidí jugar los mismos juegos y grabarme, y en el título ponía lo mismo y agregaba ‘en español’ y por Vardoc” cuenta.

A los videos de gamers se suman comedia, como Germán o MarkBiem, resumenes semanales, como hace Panchoso, teleseries como Las Aventuras de Sofía o mini productoras, como Woki Toki o Huérfano Producciones.

Ganar plata con Youtube
Si hace tres años le hubieran preguntado, Pancho, más conocido como Panchoso, conductor del programa Wapaa! del canal de Youtube Powplop habría dicho que para hacer un videblog sólo bastaba con grabarse con la cámara del computador. Ahora dice, las cosas han cambiado y lo mínimo que sugeriría es que quien quiera emprender en el video se compre una cámara.

“Estar delante de la cámara se hace adictivo, el estar compartiendo material con otra gente, darte cuenta que lo que haces representa al otro, porque eri diferente al rostro de la tele” dice Panchoso. Él está en el youtubeo hace tres años, y el tiempo y la constancia han convertido en este trabajo, algo de lo que cualquiera podría vivir. O en realidad no cualquiera. Cualquiera que logre tener clicks suficientes para generar plata con los videos.

El negocio funciona así: la primera opción para cualquier mortal son los Goodle Adds, la publicidad que pasa Google sobre los videos de acuerdo a las palabras claves y al contenido. Se supone que a fin de cada mes, Google envía un cheque por la cantidad de ganancias, lo que nunca es mucho, pero es algo.

La otra forma, y la vía para vivir de los Youtubers, es acceder a una network. Las networks son redes dedicadas a reclutar a diversos youtubers de distintos países. Ellos manejan la publicidad que acompaña a cada video y luego reparten el dinero dependiendo la cantidad de visitas que recibe cada video. Si eres un Germán Garmendia, facilmente puedes vivir de los videos que se suben a Youtube. De hecho, la mayoría de los youtubers chilenos conocidos trabajan en una network.

Además el juego implica vender el propio rostro. Panchoso, cuyo nombre es Francisco Fernández, cuenta que el año pasado fue llamado por Nicolás Copano para un comercial de Miti-Miti porque el videoblog trae pololos asociados.

La cuenta de Germán Garmendia tiene cuatro millones de suscriptores, lo que sólo para él son más de 300 millones de visitas. A él le sige Vardoc, Xodaaa, otro gamer, y Woki Toki, los responsables de agotar el chiste de las 42 frases típicas. Así, el negocio va en alza, y los Youtubers se muestran como una forma de trabajar desde la casa, metiendo harta cámara, harta edición y también, muchos clicks.