Luego de que el pasado 21 de febrero el joven sindicalista de 35 años, Juan Pablo Jiménez muriera producto de una bala que impactó en su cabeza, el décimo segundo Juzgado de Garantía acogió una querella por homicidio simple contra todos quienes resulten responsables.

Juan Pablo Jiménez falleció en el patio de la empresa Azeta, donde trabajaba, cuando recibió un disparo en la cabeza. Actualmente se maneja la teoría de la “bala loca”, aunque se estarían investigando otras aristas relacionadas con amenazas que Jiménez habría recibido por su participación en el sindicato de la empresa subcontratista.

Según la abogada querellante, María Magdalena Ribera, quien representa a la familia y compañeros de trabajo de Jiménez, se espera que con esta acción se inicie una investigación conjunta con el Ministerio Público. Así lo consigna Radio Bío Bío, donde se destaca que se espera que el juez que acogió la medida, Jorge Sanz, la adjunte a la investigación liderada por el fiscal Sergio Arévalo.

La abogada también agregó que se pedirá urgencia en todas las acciones que se están llevando a cabo en la investigación de la muerte de Jiménez. Ésto por los problemas y demandas que existían con la empresa que presta servicios a Chilectra.