Vía Crónica

Un estudio realizado en Alemania por un equipo de neurólogos, uno de cada cinco personas que mantuvieron relaciones teniendo migraña lograron un alivio parcial y en algunos casos total. Lo atribuyen a la liberación de endorfinas del cuerpo humano.

El dolor de cabeza ya no es una excusa para evitar tener relaciones. Un equipo de neurólogos de la Universidad de Munster, en Alemania, descubrió que la actividad sexual puede conducir a un alivio “parcial o completo” de las molestias producidas por algunos tipos de migrañas. Por tanto, hacer el amor puede ser más efectivo que tomar analgésicos, tal y como sugiere la investigación

El estudio, publicado en Cephalalgia, la revista de la Sociedad Internacional de Cefalea, encontró que más de la mitad de los pacientes con migraña que tuvieron sexo durante uno de los episodios experimentaron una mejora en los síntomas, de acuerdo con lo que informa el portal diariouno.com.ar.

Uno de cada cinco pacientes reportó una completa ausencia de dolor tras mantener relaciones sexuales, mientras que otros, en particular los hombres, “incluso utilizaron el sexo como una herramientas terapéutica”, señalaron los investigadores.

La explicación, según los autores, reside en que la práctica sexual desencadena la liberación de endorfinas, los analgésicos naturales del cuerpo humano, a través del sistema nervioso central, lo que puede reducir o incluso eliminar el dolor de cabeza.

En el estudio, titulado “El impacto de la actividad sexual en las jaquecas: Un estudio observacional”, el equipo de neurólogos investigó si el sexo puede desencadenar dolores de cabeza. También querían establecer si había alguna sustancia que pudiera realmente aliviar los síntomas de las migrañas y la cefalea en racimos (la que tiende a repetirse en el mismo lado de la cabeza).

Para ello, enviaron un cuestionario anónimo a 800 pacientes con migrañas y 200 con cefalea en racimos, en el que les preguntaban sobre su experiencia con el sexo durante los ataques y su impacto en la intensidad del dolor. Más de un tercio de los pacientes con migrañas habían practicado sexo durante uno de los episodios de migraña, y casi dos de cada tres reportaron una “mejora de sus ataques”, mientras que un tercio se sintió peor.

En aquellos con cefaleas en racimo, casi un tercio practicaron sexo durante uno de los episodios. El 37% sintió una mejoría en los síntomas (el 91% de ellos aseguraron que fue de moderada a completa), pero la mitad sufrió un empeoramiento de los síntomas.