La última vez que se habló de aborto terapéutico en Chile fue en abril de 2012. En esa ocasión, el Senado rechazó la idea de legislar respecto a tres proyectos que se encontraban en carpeta. El más mediático pertenecía a la entonces senadora Evelyn Matthei y a Fulvio Rossi, quien hoy también aparece patrocinando esta iniciativa.

Actualmente el aborto se considera delito en el código penal y el código sanitario. Éste último en su artículo 119 consigna que “No podrá ejecutarse ninguna acción cuyo fin sea provocar un aborto”. Este artículo buscó modificarse en las últimas iniciativas para legislar sobre el tema, las que fueron desechadas el 2012. El nuevo proyecto presentado ayer por los senadores Fulvio Rossi, Ricardo Lagos Weber, Isabel Allende y José Antonio Gómez establece la interrupción legal del embarazo por tres causas, que son: riesgo de vida de la madre, inviabilidad fetal extrauterina y por violación. En Chile, este tipo de intervención fue legal hasta 1989, año en que la ley fue derogada.

El primero en reaccionar fue Laurence Golborne, precandidato presidencial de la UDI, quien ya antes había sugerido su postura. El año pasado Golborne manifestó que “si una hija mía tuviera un hijo producto de una violación, no promovería que aborto, porque ese niño no tiene la culpa”. Hoy en el marco de su gira “Diálogos con Chile”, en Linares, Golborne reiteró su rechazo a la idea de legislar sobre cualquier tipo de aborto en Chile. “Lamento que hoy se esté nuevamente insistiendo en avanzar con proyectos de ley que apuntar en la dirección contraria. Yo creo que debemos cuidar la vida y cuidar los elementos para que una persona se desarrolle y sea un ser humano íntegro y no retroceder hacia mecanismos donde en definitiva pongamos en riesgo a niños que van a ser seres humanos y el futuro de nuestro país”.

“En esa materia yo soy muy claro. No quiero ningún tipo de aborto en Chile”, enfatizó el candidato de la tienda de Jaime Guzmán.

El candidato de RN, Andrés Allamand, también se ha mostrado contrario a la idea de legislar. Para él, los casos donde se pretende despenalizar el aborto, también constituyen aborto. “En ambas circunstancias hay un ser vivo y los que plantean la legalización del aborto, pretenden que esa vida pueda terminar como consecuencia, precisamente, de la práctica de un aborto” manifestó a través de un comunicado.

Allamand aseveró que: “Cuando se refieren al aborto terapéutico, se presenta un falso dilema, ya que en ese caso, cuando está en riesgo la vida de la madre, no hay ningún inconveniente para realizar todos los tratamientos que permiten salvar esa vida, de tal manera que si como consecuencia indirecta de los mismos fallece la guagua, nadie considera que estamos frente a un acto ilegal o susceptible de reproche”.

Si pero…

El senador radical y candidato a la presidencia, José Antonio Gómez, es parte del grupo de senadores que firmó el proyecto de aborto terapéutico respaldado por el Movimiento por la Interrupción Legal del Embarazo (Miles). Gómez, quien está de acuerdo con la idea de legislar, explica a The Clinic Online que no entiende “cómo un tema que es de suma importancia para las mujeres es hoy discutido y decidido por hombres. No tiene sentido que una mujer que tenga un embarazo inviable deba sufrir las consecuencias de algo así”.

El senador agrega que la importancia de legislar este tema responde a que hoy se comenten abortos de forma ilícita, y que además hoy existen sectores que pueden acceder a esto porque tienen los recursos. “Pienso lo mismo respecto a la píldora del día después. En Chile todas las personas deben ser capaces de tener acceso a los mismos beneficios” agrega.

En general los candidatos de la oposición se muestran a favor del aborto terapéutico. Tomás Jocelyn-Holt, candidato independiente, está a favor del aborto en la misma línea que indica el proyecto que se presentará durante la primera semana de abril.

Jocelyn Holt declaró que: “Lo que he dicho siempre es que en Chile tenemos que legislar la interrupción del embarazo en tres escenarios: el primero es en el caso que la vida de la madre peligre; dos en caso de violación, porque si la mujer no quiere continuar con ese embarazo no tiene por qué hacerlo, y tres en caso de inviabilidad fetal. Ahora, lo que hay que preguntarse es porqué en tantos años de democracia no se ha podido legislar sobre el tema”.

“Ahora, no creo que haya derecho de aborto, creo que se justifica en los tres casos que te di, pero sí estoy totalmente de acuerdo con la idea de legislar” agrega el candidato.


El otro candidato de oposición que corre sin partido, Andrés Velasco, considera que la falta de regulación sobre el tema somete a las mujeres a un sufrimiento innecesario al obligarlas a continuar con un embarazo inviable. En esa línea, señala que: “Debemos legislar para permitir la interrupción del embarazo cuando este ponga en riesgo la vida de la madre, o cuando el feto es inviable. Y también tenemos que otorgar a las mujeres el derecho a interrumpir un embarazo cuando este es producto de una violación. Es incomprensible que el Senado haya rechazado la idea de legislar al respecto, y nuestro compromiso es volver a colocar esta iniciativa en el debate legislativo e impulsarla con fuerza”.


Franco Parisi, cuya eslogan es “el poder de la gente”, es otro que está de acuerdo con la idea de legislar, declarando que: “Primero porque hay que volver a la ley que había el año ’88, eso fue modificado producto de un guiño que se estaba haciendo por parte de la Dictadura a la Iglesia y la propuesta que más me agrada es la que hizo Evelyn Matthei con Fulvio Rossi hace algún tiempo. Eso es lo que me acomoda a mi visión. El aborto terapéutico, que era precisamente volver al ’88”.

Pero Parisi considera que esto debe ir aparejado con una masificación del uso de la píldora del día después y una educación sexual “moderna”, bajo el entendido que tiene el candidato de que el inicio de la actividad sexual de los adolescenteses es mucho más temprana.

“Estoy de acuerdo con la idea de legislar, pero en el contexto de que hay que mejorar los mecanismos de información y educación, porque estamos teniendo una explosión de embarazos adolescentes. Creo que le hizo muy mal a Chile el programa de televisión “Mamá a los quince” (de TVN), no hay que motivar, por el contrario, creo que las niñas tienen un horizonte mucho más llevadero si atrasan la maternidad” concluye Parisi.

El único que muestra un pero a la propuesta es Claudio Orrego, el candidato de la Democracia Cristiana. Orrego comentó a The Clinic Online que es una persona que “respeta el derecho a la vida” y que en ese sentido, se opone al aborto.

Sin embargo, se muestra de acuerdo en despenalizarlo en dos casos: “uno es que el embarazo presente riesgo en la vida de la mujer y dos, en caso de que el feto sea inviable. Con el resto de los casos en que se pretenda despenalizar, no estoy de acuerdo” manifestó.


Roxana Miranda, candidata del Partido Igualdad, ha declarado que que el aborto debe ser parte de un plebiscito , al igual que otros temas de diversidad sexual.


Por último, el candidato del PRO, Marco Enríquez Ominami se ha mostrado a favor de despenalizar el aborto. El año 2012 dijo en una actividad en Rancagua: “Que unos se pongan los pantalones. Que las mujeres congresistas conservadoras no se acobarden frente a debate que es también y sobre todo de ellas. Por último que piensen, que pasa con una niña de 9 años violada en Chile. Sólo cuatro países en el mundo tienen esta legislación de oscurantismo”.

The Clinic Online intentó comunicarse con el candidato del PRO, pero no fue posible ubicarlo.