La PDI desbarató una secta que asesinó a un recién nacido considerado “el anticristo”, luego de encontrar los restos óseos de un infante de sexo masculino de dos días de vida, el cual estaba calcinado.

Los primeros peritajes han arrojado que el bebé fue quemado con el consentimiento de la madre, la que recibió la orden de parte del líder del grupo -padre del lactante-. El hombre apodado como “Antares de la Divinidad” aseguró que el menor estaba endemoniado.

El crimen habría ocurrido en noviembre pasado, en espera del fin del mundo anunciado para el 21 de diciembre. Es esta la razón por la cual el bebé habría sido sacrificado.

El bebé nació el 21 de noviembre en una clínica viñamarina. Fue retirado el día siguiente por miembros de la secta sin autorización del hospital. Luego, el 23 de noviembre, el niño fue arrojado a una fosa con fuego de dos metros y medio, ubicada en un predio de Colliguay.

Hasta el momento, hay tres integrantes de la secta detenidos por la PDI, entre ellos la madre del niño. El líder se mantiene prófugo, aparentemente en Perú, por lo que la Interpol trabaja en su búsqueda según consigna Soychile.cl.

Los miembros aprehendidos del grupo fueron identificados como N.G (madre del bebé),S.F. y M.P.. Los tres quedaron a disposición del Tribunal de Garantía de Quilpué.