Durante la mañana de ayer, el candidato de la UDI a la presidencia, Laurence Golborne, se reunió en su casa en el Mirador de San Damián con su equipo más cercano. En la ocasión, aseveró que su intención era competir en primarias y no llegar a diciembre con dos candidatos de la derecha como había propuesto la UDI el día previo, pero también planteó la opción de condicionar la definición de junio a un “buen trato” con el RN, Andrés Allamand que, a su juicio, se rompió en el caso Cencosud.

Ante el fallo de la Suprema por una demanda colectiva que se presentó en 2006 por cláusulas abusivas cuando Golborne era gerente general de las empresas de Horst Paulmann y que obligó a la compañía a pagar US$ 70 millones a repartir entre los 608 mil afectados, Allamand afirmó que “Jumbo Cencosud no está facultada para modificar unilateralmente las condiciones de las tarjetas de crédito de sus clientes. Y si lo hace, ha dicho la Corte Suprema, comete una acto ilegal y abusivo y eso era exactamente igual en el año 2006 como es hoy día”.

Luego de dos días de alta tensión, en que el gremialismo analizó echar por tierra las primarias –alternativa que hasta ahora está abierta- Golborne leyó ayer una declaración pública en su comando –rodeado de parlamentarios de la UDI- en que afirmó que “aquí se han traspasado los límites de la ética política y se ha llevado al plano de las descalificaciones. Esto ha llevado en el pasado a nuestro sector a divisiones profundas”, dijo. “Esto no resiste ni un minuto más”, recalcó.

Tras el punto de prensa, el candidato le concedió una entrevista al diario La Tercera ahondando en su posición y luego se recluyó con parte de su comando –entre ellos Luz Granier y Gonzalo Müller- a revisar la intervención que tendrá hoy en el programa Frente al Espejo.

A la vez explicó a sus cercanos el nuevo flanco de cuestionamientos que se abrió ayer en las redes sociales por la empresa Sunford Management Corp (SMC)–de su propiedad- que fue creada en un paraíso fiscal, pero cuya cuenta bancaria funciona en Estados Unidos y que no aparece mencionada en la declaración de patrimonio e intereses que presentó en abril de 2010 y en la que sí incluyó Inversiones Kos Ltda., Utopiko Spa, Dakota Spa y Santa Gabriela S.A. La explicación es que se trata de una compañía secundaria dependiente de Kos Ltda que sí figura en el documento público.

El fantasma del paraíso fiscal
La información que circuló en twitter, haciendo referencia a una eventual irregularidad financiera, encendió la alarma en el equipo golbornista, no porque SMC sea una empresa ilegal, aclaran, sino porque su sola mención y el hecho de que haya sido creada en British Virgin Island –un paraíso fiscal- se traduce en sembrar dudas respecto del manejo económico del abanderado en un momento crítico de su candidatura.

La inquietud se instaló por una escritura pública de diciembre de 2010 en que se establece que en la modificación de estructura de Santa Gabriela desde sociedad anónima a sociedad de responsabilidad limitada, los dos propietarios de la empresa -Kos Ltda y SMC- fueron representados por el entonces ministro. Inmobiliaria Kos Ltda. participa con un 89,75686% de los derechos, cerca de $12.600 millones y Sunford Managment Corp participa con un 10,24314%, lo que equivale a un capital de $1.448 millones y que fue el monto pagado en la ocasión.

Consultados por The Clinic Online en el equipo del ex ministro afirman que no se está ante una omisión de datos. Relatan que la declaración de Golborne incluye Inversiones Kos Ltda que, entre otras sociedades, maneja, por ejemplo, el 0,5% de Audax Italiano La Florida S.A.D.P y el 100% de Sunford que se dedica a comprar bonos e invertir fuera del país. Según interpreta un colaborador del ex ministro, la ley obliga a dejar constancia, al ocupar el cargo de ministro, de las sociedades donde hay participación directa y se es accionista como persona natural, pero no de las empresas o sociedades que “cuelgan” de la matriz como Sunford. Ello porque el patrimonio de la sociedad madre tiene registrado e incluido todo el patrimonio de las hijas.

La ley, sin embargo, no da cuenta de estos matices. En el Artículo 6º del reglamento para la declaración patrimonial de bienes de la ley 20.088 establece que se deberá contener una individualización completa de los bienes del declarante y en el punto cuatro del artículo declara que se deben mencionar los “derechos en comunidades o en sociedades constituidas en Chile o en el extranjero, sea en administración o en capital, que el declarante tenga por sí o a través de sus personas relacionadas”.

Más allá de la discusión técnica, en el equipo de Golborne admiten que el hecho de que la compañía exista genera una corriente negativa en la opinión pública porque “se asocia paraísos fiscales con evasión de impuestos, lo que no es real. La cuenta opera desde Estados Unidos, el paraíso fiscal es sólo la cáscara, el RUT. Si hay una escritura es porque el fisco sabe que esta empresa existe y cuando opera en Chile, tributa en Chile”, relatan.

Por lo mismo, afirman estas fuentes, tras el fallo de la Suprema, la situación de SMC podría convertirse en un nuevo “exocet” a la campaña, aunque se trate, relatan, de un asunto sólo de percepción pública sin sustento en los hechos porque, insisten, no se ha cometido ninguna ilegalidad.

“Esto es parte de la guerra sucia. Sería interesante conocer también las inversiones de los otros candidatos”, postulan cercanos al presidenciable.