Fuente: http://www.carrieserena.com/

El contacto del pequeño y anatómico sillín entre las piernas es una sensación que a muchas mujeres les excita. “Es algo que no puedo evitar pero cada vez que me subo en una bicicleta me pongo muy caliente. Además del roce de las partes íntimas con el sillín es el hecho de ir montada sobre algo lo que me excita” – confiesa Silvia, una lectora que trabaja como coordinadora de eventos. Lo cierto es que para muchos la bicicleta es casi un objeto de culto y la simple imagen de la mujer subida a horcajadas sobre una de ellas resulta de lo más evocador. Para aquellas a las que les apetece ir un paso más aunando deporte y placer tienen a su disposición el “Happy Ride”, el primer sillín del mercado con vibrador incorporado. 

El “Happy Ride” es un revolucionario juguete sexual que consiste en un cómodo sillín acolchado de formas ergonómicas con un vibrador discretamente integrado que incluye un pequeño bolsillo para guardar el mando con el que se regulan las diferentes velocidades. “La primera vez que lo probé viví una de las experiencias más intensas de mi vida. Ese día comencé a pedalear por un bonito parque que hay en mi ciudad. Cuando ya había calentado conecté el vibrador y continué la marcha. De repente comencé a sentir una sutil vibración en la zona del pubis y el perineo, que al estar totalmente pegada a la superficie del sillín, comenzó a provocarme fuerte oleadas de placer que iban y venían conforme yo avanzaba. La sensación de sentir mis músculos tensos, mi cuerpo caliente por el esfuerzo, mi piel cubierta por pequeñas gotas de sudor y la creciente excitación que iba sintiendo me hicieron detenerme al límite para vivir uno orgasmo intenso y profundo que salió de mis entrañas” –relata Silvia sobre su experiencia con el Happy Ryde.

Cuando realizamos ejercicio físico aumenta el ritmo de los latidos y por tanto se acelera el ritmo de nuestra circulación. Esto repercute de manera directa en nuestra capacidad para excitarnos sexualmente, que se hace mucho más intensa, así como en el grado de percepción de nuestros sentidos, que nos hacen estar mucho más alerta y receptivos a los estímulos exteriores. Además el movimiento de sube y baja de las piernas que se produce con el pedaleo va haciendo oscilar nuestra cadera creando una sensual coreografía sobre la suave y mullida superficie que cubre el vibrador. El “Happy Ride” está destinado a convertirse en el juguete sexual definitivo para aquellas mujeres a las que les gusta ponerse a prueba experimentando nuevas sensaciones y es ideal para utilizar en tus paseos en bicicleta o en clase de spinning. “Creo que desde que he comenzado a utilizarlo mis músculos están cada vez más fuertes. Cuando estás sentada sobre el Happy Ride vas modificando la postura de manera instintiva para ir buscando el punto de mayor placer en tus partes íntimas. Esto hace que brazos y piernas se ejerciten intensamente sin tener la sensación de estar haciendo un mayor esfuerzo” –añade Silvia.

EL SUAVE TACTO DEL PELO

Pero no todas las mujeres disfrutan sobre la bicicleta, de hecho hay algunas ciclistas que afirman sentirse incómodas sobre el sillín, tener problemas de irritación o incluso sentir que su capacidad sexual se haya visto afectada al tener más dificultades para alcanzar el orgasmo. Para ellas el “Happy Ride” resulta una excelente opción, aunque puede que no a todas las mujeres les apetezca probar el novedoso juguete sexual. En ese caso pueden escoger alguna alternativa entre todas las opciones que ofrece el mercado.

Traída directamente desde la isla la de Gotland, en Suecia, esta funda de piel de borrego natural tiene la propiedad termorreguladora de mantenerse caliente en invierno y fría en verano. La piel de las ovejas de este lugar tiene un suave pelo largo y rizado que hará de tu experiencia sobre el sillón algo totalmente diferente. Dale a tu bici un toque escandinavo manteniendo la zona situada entre tus piernas cálidamente protegida.

Con esta funda de piel de oveja en gris te olvidarás para siempre de las molestias que pueda causarte el sillín.La piel de oveja artificial es suave, cálida y acogedora. Con cada pedaleo podrás sentir el interior de tus muslos acariciados por la agradable textura a la vez que tus nalgas reposan cómodamente sobre este original cubresillín ideado para añadir a tu bicicleta un extra de diseño y confort.

 

Siga leyendo aquí