Desde la bella calle Londres, cuyos adoquines evocan a la política de salones del siglo XIX, se aprecia un tumulto que funciona como tapón de la calle Paris, casi tan bella como su vecina capital si no fuera por la sangre fresca que sus batallas políticas han dejado en el frontis de la casona domiciliada en el 873. Ahí, el ruido del motor de los móviles de televisión se pierde entre los gritos con que un grupo de militantes apostados desde temprano reciben al presidente del Partido Socialista, Osvaldo Andrade.

¡Traidor, traidor! ¡dónde están las urnas! grita una decena de socialistas con el alma en vilo desde la tarde, cuando su líder, Camilo Escalona, anunció que no participará de las primarias convencionales que la Comisión Política de la colectividad propuso para resolver el cupo senatorial de la Región de Los Lagos. El dolor es grande y la tensión se siente.

Mientras la noche se instala en el centro de Santiago y la reunión de los 26 comisionados sentencia el retiro del ex presidente del Senado de la carrera parlamentaria, los escalonistas más fieles, los más resueltos a su defensa irrestricta, comienzan a asumir el impacto de la estocada provocada por el arma de las primarias al “prócer” de la Nueva Izquierda, el lote que se dice heredero de Clodomiro Almeyda.

Marcela Espinoza, integrante del Comité Central del Partido Socialista en la Quinta Región, sale rauda y quebrada de la sede de la tienda luego de que Andrade informara a la prensa que Rabindrarath Quinteros tiene derecho a primarias en Los Lagos por 19 votos a favor, 2 en contra y 5 abstenciones; lo que ratifica la bajada de Escalona. “A mí lo que me pasa como militante es que me parece vergonzoso todos estos compañeros y compañeras que han levantado esta voz de las primarias como única fuente de solución de conflicto, siendo que esto viene arrastrado por el binominal; que ellos hayan tenido siempre esos cupos calados y nunca hayan levantado sus voces”, parte diciendo contenida.

Ya más relajada, Espinoza comienza a elevar la figura de Escalona a la de un mártir: “no nos veamos la suerte entre gitanos. Todos saben que en primarias hechas entre mismos compañeros tú puedes acarrear y comprar gente; que es lo que hace el compañero Fidel Espinoza, que se dedica a conseguir trabajo y pedir diezmo por eso. A mí la pena que me da, más allá de lo que la gente opine en la calle, es que adentro de la institucionalidad del PS el compañero Escalona siempre ha sido el que ha dado la cara y es el compañero que le ha dado dignidad política al partido. El compañero ha reconstruido en clandestinidad para que todos los que hoy día piden primarias tengan sus carguitos asegurados”.

“Hay una herida profunda en la militancia de base del Partido Socialista. Esa es la militancia socialista, la que pone el corazón y la fuerza, y esa militancia siempre ha estado fundada desde el compañero Almeyda, el compañero Aniceto Rodríguez, el compañero Eugenio González, el compañero Salvador Allende y por sobre todo el ejemplo de dignidad política que ha tenido el compañero Escalona. No es escalonismo, es el Partido Socialista en sí; porque este es un partido que es especialista en matar presidentes o hacer que se suiciden. Porque tú no puedes matar una figura que le ha dado dignidad y ha devuelto la institucionalidad a Chile, después de una dictadura. Es un compañero que puso la cara, porque es súper fácil decir las cosas desde de la trastienda. Pero un compañero que tiene que lidiar con todos, negociar con todos y dejar a todo el mundo contento (…) es difícil.  Tú no lo puedes eliminar. Es como que la UDI eliminara a Longueira. Entonces, la herida que hay más que en escalonismo es en la militancia del partido”, cierra una Espinoza ya compungida.

En tanto, en las afueras de la sede se pasean rostros de todas las tendencias. Mientras unos hablan por celulares, otros caminan apurados yendo a ninguna parte. Es un día histórico en el partido y eso se siente en el ambiente. Un ex integrante de la Comisión Política, comenta que el golpe es significativo para la Nueva Izquierda, a la que clasifica como una “mafia” cuyo padre es Escalona y que se está comenzando a liberar del opio: “parece que todos quedamos en libertad de fumar opio”, dice la fuente que prefiere mantener su nombre en reserva. “Sin la presencia de Escalona se abre una posibilidad importante de ampliar los ejes programáticos del gobierno de Bachelet”, añade.

Resignado, Simón Escalona –hermano del otrora factótum de Bachelet-, alega que Camilo no se puede someter a “las primarias que se están planteando, porque son ilegítimas; porque el esquema es una elección interna ampliada en la que el que va a ganar es el que acarrea más y no una participación ciudadana. Por eso los ciudadanos están desencantados de cómo se está haciendo la política. El tema de Camilo es un tema político, nacional, que no le interesa no sólo al Partido Socialista. El mensaje de Bachelet es que los ciudadanos participen con libertad, no con cohecho, no con dinero, porque eso es lo que está pasando en Puerto Montt. Hoy día en Puerto Montt usted prende un fósforo y se incendia”, se queja por el mismo sistema que en otras ocasiones eligió a su hermano de presidente.

Además, advierte que ya le avisaron a su Camilo que no acepte cargos de consuelo: “nosotros le hemos dicho que no acepte cargos en un próximo gobierno. Camilo no está para recibir migajas; que no acepte cargos en el comando ni embajadas, tiene que cuidar su prestigio”, explica Simón quien el 2008 presentó su carta de renuncia al PS cuando su hermano era el presidente, acusando un clima de intolerancia.

Pero lejos la más ruidosa del ejército de escalonistas es Angélica Reynaga, dirigente de base de la población La Bandera que en 2011 dio una entrevista a The Clinic avisando que “los socialistas culiaos no tenemos ningún brillo”.

Así comienza la defensa: “somos los primeros socialistas. Nosotros venimos de las raíces de Allende. Aunque Isabel es la hija pero no tiene nada del padre. Nosotros somos socialistas Nueva Izquierda, los únicos socialistas que vamos con las raíces de Allende. Venimos a apoyar a Camilo Escalona, que es un hombre real, social, verdadero, correcto. El ha confiado en muchas personas pero hoy lo han traicionado, por eso estamos acá ahora. Nosotros lo vamos a apoyar en las malas y en las buenas y si hay que dejar la escoba la vamos a dejar nomás, porque el Andrade lo traicionó también. Todos lo han traicionado”.

Luego acusa que “hay división porque el Cabezón (Andrade) hizo un negociado. Si es la plata, usted sabe que todo lo mueve la plata”. “El Camilo fue el que levantó el partido, el que levantó a todos los muertos. Porque de todos estos que están aquí no hubo ninguno con voz. Ahora todos tienen voz ¿por que? porque Camilo es el que abrió las puertas en el Partido Socialista. El compró esta casa, sino habríamos sido una casa Okupa. Camilo siempre ha sido el mismo Camilo, nunca ha desteñido; es una persona muy social y respetuosa. Los que lo critican son gente resentida”, agrega.

Por último, reitera que la traición ha sido grande dentro de la Nueva Izquierda y que habrá venganza. “yo lo conozco de los 17 años. Es imposible que al Camilo lo traten mal estando yo ahí. Yo lo conozco de cuando andábamos en las tomas cuando cabros jóvenes. Yo trabajaba en terreno movilizando a la gente. Era de choque. Con el Camilo somos amigos, pasamos hartas cosas juntos en dictadura. El me llevó a Argentina a operarme. Y hay muchos hueones que aparecieron recién ahora, como el alcalde mío, Miguel Aguilera. Apareció este culiao el año 85′ y es de la Mega. Aquí del partido que el Camilo hizo empezaron los hueones a pescar ramas; la Mega, las Grandes Alameda ¿por qué?¿ porque los culiaos se asustaron de ver un partido tan grande. Nadie había hecho una hueá tan grande. Todos le sacaron un mordisco por acá y por allá. Andrade viene a hueviar a La Bandera para que lo vayamos a ayudar a Puente Alto. Ahora ojo por ojo diente por diente con el hueón. Andrade va a querer otro poder y ahí nosotros ¡pa! esa es la venganza de los políticos”.