Vía Schnauzi.com

Se llamaba Sarah McClay y ha fallecido a sus 24 años en el zoológico de “South Lakes Wild Animal Park“, en el condado de Cumbria (Reino Unido), después de que fuera atacada por un tigre cuando se disponía a alimentarlos o a limpiar el recinto.

Cuando se produjo el ataque en el zoológico había centenares de visitantes. Los médicos acudieron al recinto rápidamente y la joven fue llevada en helicóptero a un hospital de Preston.

“Presentaba heridas muy traumáticas. Estaba seriamente mutilada y sufrió un paro cardíaco en el lugar de ataque”, explicaba un portavoz del servicio de ambulancias.

La joven falleció por las heridas recibidas unas horas después. La policía dijo que la familia de McClay estaba “muy sorprendida y angustiada” y pidió privacidad para llorar su muerte.