Una curiosa despedida tendrá el saliente director del CEP, Arturo Fontaine, del think thank que dirigió por más de 31 años. Tras una bullada e inesperada salida, llena de rumores sobre las supuestas críticas hacia su gestión en los últimos años de girar el timón del centro académico hacia la izquierda, su última conferencia será sobre el filósofo e intelectual comunista Carlos Marx.

“Preguntas al materialismo histórico” es la presentación que el también novelista y poeta hará el próximo jueves 20 de junio a las 19 horas en el sala de conferencias del centro ubicado en Monseñor Sótero Sanz 162, para cerrar el ciclo para estudiantes “Sobre Marx” en las que también han expuesto Carlos Casanova, Ernesto Ottone y este jueves, en la penúltima conferencia, lo hará Carlos Ruiz Encina, ex coordinador de la Surda y presidente de la Fundación Nodo XXI, ligada a la Izquierda Autónoma.

Aunque su última actividad en el CEP será el próximo 6 de julio en una última jornada, con una última cita en su agenda como director del centro. Después, dejará la oficina que ocupó por más de 31 años y se dedicaría de lleno a la escritura, ya que tampoco seguirá como investigador externo del Centro de Estudios Públicos.

Cabe recordar que el despido de Arturo Fontaine como director del CEP, ocurrido el pasado viernes 10 de mayo, habría sido gatillado por las críticas del empresariado tras el “giro de timón hacia la izquierda” que tuvo el CEP en los últimos años.

Tras su salida, asumirá de manera subrogante el investigador Lucas Sierra hasta enero del próximo año, tras lo cual se espera el arribo en marzo próximo de su ex subdirector y ex ministro de Educación, Harald Beyer. Una muestra clave de lo que quiere el empresariado tras el CEP, según fuentes al interior de ese organismo.

Sobre este último punto, el abogado Enrique Barros, miembro del Comité Ejecutivo del CEP y defensor de Beyer en la acusación constitucional que le valió su destitución como secretario de Estado, señaló este fin de semana en una entrevista con El Mercurio que esperaba un gesto público más notorio de Fontaine ante la acusación constitucional contra su ex ayudante y subdirector en el CEP, Harald Beyer.

“Me habría gustado un gesto público más notorio de Arturo, porque fue profesor de Harald y él lo llevó al CEP. Pero no lo puedo culpar por no haber hecho una excepción a su política de no firmar declaraciones colectivas, a las cuales también les tengo tirria. La misma reacción tuvo Harald”, dijo el abogado.

Junto con enumerar los nuevos desafíos del CEP, Barros descartó que las críticas al lucro, la exposición de las fallas de la Casen y la apertura del centro a representantes del movimiento estudiantil hayan mermado la situación de Fontaine a cargo del Centro de Estudios Públicos.

“No es un órgano de partido ni vocero de la derecha política. Pretende que los principios liberales y republicanos vivifiquen la cultura política de Chile. Ese aire liberal, que ventea en el CEP, es por completo transversal. La bulla de los tambores de la tribu que reclama adhesión nunca ha sido escuchada en el CEP”, dijo al diario de Agustín.

Sin embargo, las impresiones al interior del CEP son otras y sindican al propio Barros y al heredero del clan Solari, Carlo Solari, como dos de las figuras clave que presionaron la salida del académico, novelista y poeta.

Con todo, la última intervención pública de Fontaine al mando del CEP será una ponencia sobre Marx.