Imagen: expressen.se

Un hecho policial insólito se produjo en Suecia, donde un hombre ingresaba a las viviendas y pinchaba las ruedas traseras para satisfacerse sexualmente mientras éstas se desinflaban. Tras masturbarse, el gozador derramaba el semen sobre su objeto de deseo.

La información recogida por el diario argentino Crónica, señala que un policía de la ciudad de Osterlund, en Suecia, arrestó al hombre de 35 años por haber pinchado la goma de 20 bicicletas, desde 2007, antes de eyacular sobre sus asientos.

Peter Edstrom, uno de afectados por el “delincuente”, declaró a The Sun que no le tiene miedo: “Este hombre es probablemente inofensivo y las bicicletas solo son lo suyo”.