Vía Kienyke

El erotismo ha cambiado y seguirá haciéndolo con el tiempo. En la actualidad está ligado a la tecnología. Gran parte del contacto erótico y la seducción tienen que ver con el teléfono, el computador, el chat y la webcam. El erotismo es una forma de expresión de la sexualidad. Además es particular en cada persona y cultura. Se trata de un impulso sexual que en cada quien canaliza de manera diferente.

“Hay personas que tienen un impulso que los lleva a una búsqueda sexual directa, a un orgasmo, a una relación genital. Otras personas tienen una expresión diferente porque son más románticas. Por ejemplo, les gusta jugar. El erotismo es como una promesa de lo que va a pasar. Prometes con palabras, con gestos, con miradas”, afirma el sexólogo argentino Ezequiel López Peralta.

Sobre la diferencia con el romanticismo, aclara que este involucra la parte afectiva; mientras que en el erotismo no siempre hay una relación afectiva en el medio.

Tecnología vs. erotismo

“Todo depende cómo se use”, dijo López, psicólogo máster en sexología clínica y terapia de pareja, a KienyKe. Hay personas, eróticamente hablando, que son muy abiertas a través de un computador. Dicen cosas, escriben y provocan. Pero cuando están con el otro se inhiben. Ese manejo erótico a través de las redes sociales y la virtualidad, lleva a mantener una situación problemática que no es favorable. Además, eso le impide que enfrente su conflicto, lo trabaje y resuelva la situación.

El caso contrario es cuando el erotismo virtual permite ir encendiendo la llama con alguien. Antes de encontrarse con la pareja, se envían mensajes y fotos para que en el encuentro esté “súper arriba”. Así la llama de la pasión y el entusiasmo se mantienen.

Sexo virtual

El sexo virtual no es tener sexo con un computador. Detrás hay alguien con quien se está interactuando. Hay algo erótico detrás porque eso genera fantasías y reacciones físicas. Es interesante. Pero tampoco se puede quedar con eso mucho tiempo.

¿El sexo virtual es saludable? Si una persona tiene control sobre esto es saludable. Por el contrario, si hay una especia de adicción por la virtualidad y la sexualidad se canaliza por ese lado, detrás hay un trastorno. Fobias sexuales como al embarazo, contacto, infecciones, penetración o compromiso.

En Estados Unidos más de la mitad de las personas se conocen a través de medios virtuales. Redes sociales y páginas creadas para relacionar gente.

Lo que nunca se debe hacer

Lo primordial es no romper los acuerdos que se tienen con la pareja. Por ejemplo, hay un acuerdo con la pareja y esta permite chatear con otras personas y tu pareja sabe lo que estás haciendo. Así está todo bien. Detrás de ese acuerdo habrá algunas pautas para tener en cuenta. Pero si llegas al punto de querer conocer a alguien personalmente que se conocer virtualmente, hay que hablarlo. Aunque en otras parejas chatear con otras personas es una causa para separarse. Lo que nunca hay que hacer es violar esos acuerdos. La fidelidad es parte de un acuerdo y un compromiso que se adquiere con alguien.