Vía Sopitas

Muchas mujeres coinciden en ello: pocas cosas hay tan desesperantes, cómo llegar a casa después de una larga jornada laboral o de una fiesta, y tener que desmaquillarse. Incluso se asegura que no hay fémina que no lo haya hecho por lo menos una vez en su vida.

Ya sea por cansancio, flojera, hartazgo o porque son jóvenes y se les hace fácil, una gran cantidad de mujeres se van a la cama sin quitarse el maquillaje. ¿El resultado? A la mañana siguiente despiertan con la funda de su almohada manchada y un aspecto similar a éste:

Salvo el susto que nos llevamos por las mañanas, generalmente eso de que nuestras novias, esposas, mamás, amigas, hermanas, amantes, primas o conocidas se desmaquillen generalmente a los caballeros nos vale. Pero después de leer esta nota probablemente seamos nosotros quienes las presionemos para que se retiren el maquillaje antes de dormir.

Para las pavas que acostumbran a dormirse maquilladas, les presentamos los resultados de un experimento realizado por Anna Pursglove, del Daily Mail, la cual se aventó un mes entero sin desmaquillarse en las noches, y volviéndose a poner una nueva capa de maquillaje cada mañana.

Esta periodista cada mañana se daba un baño rápido, evitando usar productos desmaquillantes. Para complementar su reportaje, continuamente visitaba a un experto que tomaba muestras para hacer un seguimiento del estado de su piel.

Apenas iba una semana del reto y la reportera ya tenía estas consecuencias en su piel:

Quistes pequeños y blanquecinos alrededor de las pestañas
Sensación de traer una máscara a causa de la piel seca y rígida
Rostro de agotamiento
Cara de cansada
Dificultad para aplicar nuevas bases de maquillaje
Piel grumosa y levantada
Pestañas pegadas entre sí, y perdida de alguna de ellas

Al finalizar el mes, el especialista realizó un examen detallado para evaluar el estado en el que se encontraba el rostro de Anna. El veredicto final fue devastador: su piel había envejecido diez años.

Otros datos de los análisis revelaron que:

El estado de su piel empeoró 10% con respecto al inicio de las pruebas.
La zona de su frente estaba menos tersa (en el lado derecho de su rostro el desgaste era 20% mayor, quizá porque Anna suele dormir de ese lado, dificultando aún más la oxigenación).
Su piel se encontraba 5% menos hidratada, consecuencia de la ausencia de crema durante un mes.
Las arrugas se acrecentaron y se hicieron más profundas debido a la falta de elasticidad ocasionada por la sequedad de la piel. Aun así, no aparecieron nuevas arrugas.

Sigue leyendo haciendo click aquí.