“No creo que es un sistema justo. Yo debería imponer y ahora le tomo el peso, pero también creo que no me interesa. Prefiero ahorrar y comprarme un departamento, hacer plata y moverme en eso. Me parece mucho mejor opción a que ellos, después, tengan toda mi plata, la destinen y la dividan en lo que ellos quieran”.
María José Manríquez, 30 años, trabajadora social.


“Yo ni siquiera entiendo el sistema, pero sé que es injusto. No estoy de acuerdo con que esas AFP le quiten la plata a la gente que después recibe una miseria. Mi viejo tiene 20 y tantos años trabajados y no le reconocen todo. Él ha trabajado desde los 13 años y ni siquiera lo quieren jubilar, y pregunta dónde está su plata. Eso está mal”.
Elizabeth Pinto, 57 años, empleada de aseo.


“Las AFP son muy negativas. El sistema beneficia a los grandes empresarios y dueños, pero la gran masa de la población chilena sale perjudicada por el sistema. Nos cargan todo lo negativo cuando se producen déficits pero cuando hay mayores ganancias, nadie se ve beneficiado”.
Rubén Hernández, 70 años, jubilado.


“Nunca he tenido, no me interesa entrar al sistema, prefiero ahorrar mi poca plata y así no tengo ningún problema que me roben y manejo mis propios fondos”.
José Pérez, 41 años, estilista.


“Yo creo que el sistema no es justo, lo ideal es que lo tome el Estado, pero yo creo que aunque lo tome va a seguir siendo la misma cuestión. De aquí a que se controle tienen que cambiar muchas cosas. Tendrían que cambiar a todos los que están ahí en el Congreso para que cambie esa hueá, no pidamos milagros”.
Nataly Paez, 28 años, telefonista de call center.


“Las AFP son lo más malo que han inventado con respecto a cotizaciones y todo eso, sobre todo para la vejez. Ahora hay que tener 65 años para poder jubilar y antes necesitaba 20 años de servicio. Ahora me hacen un cálculo y, según lo que tenga, saco 220 mil pesos después de 40 años de trabajo. En este momento hago mis trámites para jubilar, pero no me conviene, a nadie le conviene. Es una tontera de la más grande, si me pudiera quedar en el sistema antiguo sacaría como 500 mil pesos. Y si se me acaba, quedo sin nada. Es lo más malo, deberían eliminar todas esas porquerías que les convienen a los ricos”.
Carlos Oviedo, 66 años, trabajador del Ministerio de Defensa.

“Otro sistema seguramente, porque estos solventan todos sus gastos con la plata de todos. Ellos trabajan la plata y la invierten bien, porque toda esa gente es experta y de eso no queda nada para nosotros. Saco 35 mil pesos con más de 30 años de trabajo como profesora”.
Nora, 78 años, jubilada


“Las AFP son una estafa porque es mucho lo que recortan a la gente. Yo jubilé por AFP y había hecho como 5 años imposiciones. Tres años me devolvieron 40 mil pesos mensuales y ahora nada. Cada uno debe preocuparse de que va a llegar a la vejez y economizar, colocando su platita en algún lugar, porque a pesar que era poco lo que yo impuse, recibí la mitad de lo que había puesto. Crecen y crecen las AFP y el contribuyente nada”.
Marta, jubilada.


“Prefiero tener mi plata en una cuenta de ahorro, no entregársela al sistema, yo preocuparme de mis propias lucas y no entrar al sistema”.
Felipe, 27 años, músico.


“No te puedo decir porque no estoy en AFP, pero no está bueno que al final cuando jubilemos, se supone que las moneas que quedan adentro deberían pasarlas altiro, pero debería ser mas justo, porque en cualquier AFP no te pasan las mismas moneas. Al final te pasan 80 lucas y un pichintún. A mi tata le pasan como 120 luquitas, una cagá de plata, menos del mínimo”.
Alan Bernal, 17 años, estudiante.


“Valen callampa, porque es un sistema que viene de la dictadura militar y, en definitiva, lo que hace es utilizar nuestro dinero para ponerlo en el extranjero sin generar dividendos para la gente. Tampoco ese dinero genera mejores oportunidades laborales acá en el país”.
Milton, 34 años, ingeniero.


“En verdad creo que deberían desparecer las AFP porque son un robo, en realidad es dinero escondido que con el tiempo se desaparece, es engorroso con los cobros, es injusto. Creo que todos tenemos la esperanza de que alguna vez haya algún tipo de entidad que pueda supervisar esto que hoy no existe y así también poder optar a otro tipo de ahorro previsional un poco más claro”.
Diego Guajardo, 32 años, artista plástico.

“Yo creo que es un tema de que un privado, ni siquiera el Estado, está decidiendo por mí. Yo no tengo ni idea cuánta plata tengo, solo sé que algo me quita plata de mi sueldo todos los meses y cuando sea vieja con suerte se junta el mínimo. Pero por ahora que aún tengo trabajo prefiero no pensar en eso”.
Constanza Merino, 35 años, vendedora de teléfonos.

“Obvio, el sistema de pensiones no es justo, yo creo que se debería buscar otro. No conozco bien el sistema de reparto como para defenderlo, pero para mi está claro que la AFP estatal no solucionó ni solucionará el tema, yo creo que necesitamos un sistema nuevo reformulado”.
Alejandro López, 32 años periodista.

“Yo nunca tuve AFP porque nunca tuve contrato, entonces ni siquiera pude jubilar. A mí me da una platita el Estado pero no me alcanza para vivir. A mis 75 años debo seguir trabajando. Creo que mi experiencia habla por sí sola de lo injusto que es este sistema facho”.
Pía Montes, 75 años, comerciante.