La ex fiscal regional de la Fiscalía Centro Norte, Sonia Rojas, fue designada como juez árbitro para resolver el conflicto entre el candidato presidencial independiente Franco Parisi y los masones, surgido cuando le arrendaron a una sociedad de su propiedad la administración de los colegios Las Américas y La Fontaine.

Según la Gran Logia, durante la gestión del directorio presidido por el economista se cometieron una serie de irregularidades, entre las que figuran cotizaciones previsionales impagas y eventuales desvíos de dinero.

Las acusaciones apuntan a la sociedad Palermo Multimedia S.A., -formada en 1999 por Franco Parisi, su hermano Antonino y el padre de ambos-, la que a comienzos del  2011 se adjudicó la administración de los dos colegios.  Por mala gestión, en noviembre de 2012 tuvieron que  entregar la administración nuevamente al Club de la República, organización con la que la Gran Logia opera sus bienes.

Sobre esto último el candidato presidencial ha dicho que no tuvo relación con el manejo de los colegios.

Contactada por La Segunda, la oficina de abogados que representa a los masones,  -“Hinzpeter, Carocca, Castro, Pérez y Asociados”-, aseguró que durante agosto presentará ante la Jueza Rojas “una demada  en contra de Palermo Multimedia por indemnización de perjuicios por los daños que los colegios han tenido que soportar, que son responsabilidad de la administración que ellos ejercieron en 2011-2012”.

“Pretendemos una sentencia que condene a esta sociedad y a sus socios en el momento que comenzaron con la administración de los colegios, a restituirnos todo lo que se ha tenido que pagar por su mala gestión” , señaló el abogado que lleva el proceso, Miguel Hinzpeter .

Según el vespertino, se estima que las deudas que ha debido enfrentar el Club de la República por cotizaciones impagas asciende a los $800 millones.