Foto: Simon Law | Vía UnTipoSerio

Todos tenemos nuestro trago favorito. Unos prefieren el whisky, otros el ron, las chicas el vodka mezclado con diferentes jugos de frutas, y casi todos los hombres podemos estar de acuerdo que una cerveza no cae mal casi nunca. Si bien muchos de nosotros disfrutamos de un buen trago de vez en vez, hoy te contamos de 4 bebidas que no deberías mezclar -o consumir- nunca más. Mejor mantente con tu cerveza favorita, antes de intentar con cualquiera de los siguientes:

Whisky con Coca-Cola de dieta

No solamente porque nos parece un insulto dañar un buen whisky con Coca-Cola, sino que puedes terminar realmente mal si mezclas esta bebida fuerte, con su inapropiado compañero. Mientras que el azúcar hace que tu cuerpo absorba el alcohol más lento, los endulzantes artificiales en el refresco dietético le facilitan el trayecto al alcohol directamente a tu intestino delgado.

¿Los resultados? Aquellas personas que consumieron el licor mezclado con la Diet Coke registraron concentraciones de alcohol en la sangre 18 % más altas, que los que juntaban el whisky con sodas no-dietéticas.

Red Bull con vodka

El alto contenido de cafeína del Red Bull opaca por completo las características sedantes del alcohol. ¿El resultado? Puedes beber un montón de vodka con Red Bull sin sentirte cansado de ninguna manera.

¿Por qué esto es un problema? Sin importar cómo te sientas, tus reflejos y habilidad para tomar decisiones no se ven afectadas por completo, a diferencia de lo que ocurre cuando consumes alcohol de la manera tradicional. Esto significa que es más probable que salgas a manejar, nadar o tomar otros riesgos que no harías estando ebrio, y los resultados no pueden ser los mejores, tomando en cuenta tu estado.

Licores “marrones”

La mayoría de los licores destilados contienen una sustancia -ligeramente tóxica, y relacionada directamente con la terrible sensación de resaca- que se genera de manera natural mediante el proceso de fermentación. Los licores de colores oscuros -Bourbon o whisky- contienen alrededor de 30 veces más de estas moléculas orgánicas que, digamos, otras bebidas más claras como el vodka.

¿El resultado? Sentirás los efectos de la resaca mucho, mucho más, cuando bebas estos licores turbios.

Sigue leyendo haciendo click aquí.