Vía Noesnalaferia

3-EL AMIGO DE LAS MINAS

Quizás hace algunos años hubiera calificado en el primer lugar, sin embargo, el desarrollo de otros estilos, a la par con la modernidad, lo han dejado sólo con el bronce.

El amigo de las minas se enamora en serio, y es el que aplica la devoción más perdurable, adquiriendo una amistad embobada, por temporada, generalmente.

Este señor comienza a atacar vía web, comentando uno y cada uno de los estados de Facebook de la señorita, y aplicando toda la amalgama de íconos MSN, regalándole sus nuevos descubrimientos de “caritas” a sus pretendidas.

El fracaso comienza desde el momento en que ella “puede confiar” en él y su oído se transforma en el símbolo de este desastre, que cambia de objetivo con cada nueva generación de mechonas.

Actividades emblemáticas:

– Acompaña al almuerzo.

– Hace los trabajos con ella, y le dice “anda a costarte no más, yo lo termino”.

– En los carretes no baila solo con ella, sino que hace el showsito del EH EH EH junto a las demás amigas de ella.

– En los carretes le ponen el dedo índice en la cabeza y él gira cómicamente.

 

2- EL QUE LES PEGA, CUAL COMPAÑERO DE LA BÁSICA

Este, más infantil que el anterior, y menos “maduro”, no tiene ni siquiera la capacidad de aconsejar algo sensato, por lo que recurre al canibalismo y al estilo Kinder Garden.
Le pega en el hombro, le aprieta el cuello, le quita el KOLE y arranca. Estas técnicas también son aplicadas a féminas inmaduras, ya que a cierta edad se torna dificultoso perseguir a tu compañero por el pasillo.

Actividades emblemáticas:

– Quita el KOLE.

– Habla del colegio.

– La incita a actividades deportivas, como jugar al “pillarse”.

 

1- EL RESPETUOSO

Lejos, el peor.

Si los otros tienen una remota chance de encontrar el amor con malas técnicas, este está perdido. Está realmente enamorado, suele ser el más inteligente, y tiene ideales muy nobles, pero está convencido que jotiarla es faltarle el respeto.

Una vez un amigo le dijo a una amiga “déjeme decirle, so pena de parecer insolente, que usted es preciosa, pero todos rétenme si le estoy faltando el respeto”… la mujer se espantó y él no la volvió a ver.
En el silencio, estos jóvenes sufren por la dama, pero en toda su vida no le hablarán más de 3 palabras.

Actividades emblemáticas:

– No la saludan.

– Se emborrachan solos para olvidarla.

– No se vuelven a enamorar.