Mediante una declaración oficial subida a la página web del FPMR, el Frente Patriótico Manuel Rodíguez salió a respaldar al único procesado por el asesinato del senador UDI Jaime Guzmán señalando que no tuvo participación con La Oficina.

El comunicado señala que las acusaciones sobre la participación de Villanueva son totalmente falsas y más bien tuvieron la intencionalidad y el propósito de erosionar y destruir al Frente como opción política, maniobras deleznables, aseguran.

Según el FPMR, después de una exhaustiva investigación llegaron a la conclusión de que Villanueva no fue visto en la Dirección de Seguridad Pública e Informaciones (llamada popularmente como La Oficina) y específicamente en la oficina del ex ministro del Interior de Bachelet, Belisario Velasco.

Según la investigación del FPMR, la integrante de organizaciones de DDHH que habría visto a Villanueva con Velasco habría sido una ciudadana francesa señalada como “comandante Ana”, la que nunca habría existido en las filas del Frente.

“Lo que si sabemos es que esta francesa, es una colaboradora de los aparatos de seguridad, quien no sólo involucró a Villanueva, sino que entregó al Comandante Salvador, a Chele y a varios cuadros de dirección más y que incluso terminó teniendo una relación sentimental con el inspector Barraza, jefe de la BIOC”, señalan.

Además, el Frente señala que Paula Afani, pareja de Rómulo Aitken, era la otra informante que supuestamente dateaba a la Dirección de Inteligencia de Carabineros.

“En función de lo anterior y recopilados todos los antecedentes del caso, creemos que es hora de saldar esta deuda con un hermano injustamente acusado, para lo cual y como siempre lo hemos hecho los Rodriguistas, investigamos minuciosamente cada una de las acusaciones que se le hicieron a Enrique Villanueva Molina. Después de realizado este proceso, comunicamos a nuestros hermanos, a nuestro pueblo, que cada una de las acusaciones vertidas son absolutamente falsas, decisión que es respaldada por militantes y dirigentes históricos del Rodriguismo, ex miembros de la Dirección Nacional y Comandancia del Frente en la década de los 80 y 90, visión que coincide plenamente con la política solidaria que han tenido hacia el compañero Villanueva gobiernos de izquierda de Latinoamérica”, señala la información.

“Al mismo tiempo lamentamos el dolor a Villanueva Molina y a su familia que provoco la injusta acusación durante casi dos décadas. En este mismo contexto, llamamos a terminar con prácticas egoístas que solo dañan a la organización y a las personas, nadie puede acusar a un compañero o a un militante sin tener pruebas suficientes y sin presentarlas a quien corresponde para su investigación, dando siempre la oportunidad de que el acusado se defienda. Algo que no ocurrió en este caso por 19 años, trayendo consigo el aprovechamiento de la situación y el egoísmo que se cristalizó en una percusión cobarde e injusta”.

La comunicación del FPMR corresponde a la acusación específica que debió enfrentar, incluyendo su encarcelamiento en 2010, tras una entrevista dada por Mauricio Hernández Norambuena, el “comandante Ramiro”, quien señaló desde Brasil que Villanueva integraba la Dirección Nacional del FPMR a momentos del asesinato de Jaime Guzmán, el 1 de abril de 1991, en las afueras del Campus Oriente de la U. Católica.

Junto a eso, un informe de la PDI señalaba que la directiva del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) planificó el asesinato del ideólogo de la Constitución dentro de la campaña “No a la impunidad” y que todas las acciones armadas eran visadas por la Dirección Nacional, donde Villanueva supuestamente tenía la cuarta jerarquía.

“Sabemos que el enemigo utiliza las redes sociales para generar la duda en forma anónima. Y que en el marco de cumplir los 30 años de vida del FPMR y en su franca recomposición y construcción política, lo más probable es que este tipo de maniobras continúen, con el objetivo de generar la desconfianza, no solo entre los Rodriguistas, sino entre todos los revolucionarios y éstas serán agudizadas por el Bloque en el Poder. Con firmeza entenderemos desde ya, que si alguna persona quiere acusar sin pruebas a los Rodriguistas va a ser considerado un miembro de los organismos de seguridad”. dice el comunicado.

Cabe recordar que esta es la principal tesis que ha ocupado la UDI para apuntar al gobierno de Patricio Aylwin como cómplice del asesinato, al haber estado supuesta enterado del atentado en su contra.

Además, en octubre de 2012 el CDE pidió presidio perpetuo para el Comandante Eduardo.

Este año la UDI insistió ante el gobierno cubano para que intercediera y ayudará a encontrar a los supuestos asesinos del senador Guzmán, ante lo cual el líder cubano Raúl Castro se comprometió a revisar los antecedentes del caso.