Vía multaspordrogas

bluesky

Puede que nunca hayas catado la metanfetamina, pero después de ver los subidones de Jesse Pinkman en ‘Breaking Bad’ quizá te apetezca darle un tiento a la legendaria Blue Sky, la metanfetamina azul al 99,1% de pureza que fabrica Walter White.

Pero si lo que quieres es ser más rápido, más fuerte, más inteligente, productivo y encima tirarte a todo pibón que se te ponga por delante, tal vez deberías probar el NZT-48, la droga que otorgaba superpoderes al escritor fracasado Bradley Cooper en ‘Sin Límites’.

En un doble fondo de Internet hemos encontrado un jugoso alijo de drogas ¿imaginarias?

Metanfetamina azul

Dónde: En ‘Breaking Bad’ (2008-2013).

Pureza: 99,1% si la fabrica el maestro Walter White. Algo menos (96,2%), si es su discípulo Jesse Pinkman.

Efectos: Euforia, pérdida del sentido de la realidad, aumento de la frecuencia cardiaca. Ganas irrefrenables de jugar a videojuegos de acción.

Cómo conseguirla: La DEA incautó las primeras muestras de meta azul (“meta pitufo”) en Wisconsin en 2004, antes del estreno de ‘Breaking Bad’, que tal vez inspiraran a los guionistas de la serie. Tras su emisión, son los camellos los que aprovechan del éxito de la serie para vender meta azul en las calles de Kansas City.

drogas2

Neuroína

Dónde: En ‘Minority Report’ (2002).

Efectos: Es una suerte de heroína gaseosa que le sirve al agente John Anderton (aka Tom Cruise) para sumirse en un estado de eufórica melancolía mientras ve los álbumes 3D de su difunta familia.

Cómo conseguirla: En los callejones del Nueva York de 2054. Se vende en inhaladores y se administra absorbiendo de una fuerte calada.

nuke

Nuke

Dónde: En ‘Robocop 2’ (1990).

Efectos: Nuke es el “narcótico más adictivo jamás inventado”, un líquido de color rojo que se administra directamente en el torrente sanguíneo a través de la yugular, provocando un efecto parecido al de la cocaína. “La gente quiere el paraíso, se lo vamos a dar”, justifica el pérfido narco que fabrica Nuke.

Cómo conseguirla: La venden chavales de 12 años en las calles de Detroit de 2041. Los paralelismos con el crack (la droga que arrasaba los barrios de EEUU en los 90) son inevitables.

moloko

Moloko-Plus

Dónde: En ‘La naranja mecánica’ (1971).

Efectos: El combinado ideal para tomar con los drugos y salir a repartir mandobles por las calles de Londres.

Cómo conseguirla: “El bar lácteo Korova era un mesto donde servían leche-plus, que te avivaba y preparaba para una piojosa una-menos-veinte”, escribe Anthony Burgess en la novela que inspiró la peli de Kubrick. Aunque no da la fórmula, hay quien se atreve a proponer un cóctel en el que no hay trazas de psicotrópicos, aunque sí un chupito de absenta. Insuficiente, glupos.

substanced

Sustancia D

Dónde: En ‘A Scanner darkly’ (2006).

Efectos: “Hay dos tipos de personas: los adictos a la Sustancia D y los que no la han probado aún”. La Sustancia D (con “D” de “death”) es un potente alucinógeno que consume asiduamente el trasunto dibu de Kenau Reeves. La pastilla roja escinde la conexión entre los hemisferios cerebrales del usuario, lo que resulta en dos personalidades diferentes en el drogota, cada una ignorante de la otra.

Cómo conseguirla: En la novela homónima de Phillip K. Dick que inspiró la cinta, la Sustancia D se extrae del clerodendro de flor azul, una planta africana “altamente venenosa para los humanos” que contiene químicos psicotrópicos.

Sigue leyendo aquí