Para encontrar el origen de la mala fama de los viernes 13 hay que remontarse a la época de los templarios.

Vía NoSabesNada

Concretamente al viernes 13 de octubre de 1307. La orden de los Caballeros Templarios fueron arrestados esa mismas noche en Francia por la Santa Inquisición. La Iglesia difundió que los Templarios se reunían a hacer celebraciones paganas, herejías y actividades homosexuales.

Por ello fueron asesinados, condenados a la hoguera en una matanza colectiva. Los Caballeros que pudieron huir dieron lugar a muchas especulaciones y creaciones de sociedades secretas como los Masones. Desde entonces el viernes 13 se considera una fecha de mala suerte.

Asimismo, más hechos de la historia incrementaron el mal augurio que giraba en torno al número 13. En la última Cena de Jesucrito, fueron trece los comensales, la Cábala enumera a 13 espíritus malignos, al igual que las leyendas nórdicas; en el Apocalipsis su capítulo 13 corresponde al anticristo y a la bestia. También una leyenda escandinava cuenta que, según la misma tradición, en una cena de dioses en el Valhalla, Loki, el espíritu del mal, era el 13° invitado. Y por último, en el Tarot, este número hace referencia a la muerte.