vía mamanatural

“Adicción al sexo” y “terapia sexual” son términos que han crecido en los últimos años. Tal vez por la cultura popular, tal vez por la pérdida de valores tradicionales como la monogamia y la fidelidad. Hace 10 años, había menos de 100 terapistas sexuales certificados; hoy hay más de 1,500 sólo en Estados Unidos. ¿El número ha incrementado por necesidades de la gente? ¿O la necesidad se ha creado a partir de que hay más especialistas en esta área?

Sí hay quienes necesitan calmar con sexo sus sentimientos de ansiedad, estrés o vacío. Pero “hay quienes sólo lo hacen porque se siente rico y es divertido. ¿Qué mejor excusa para escudarse cuando son cachados que ‘soy adicto al sexo’?”, dice Cathy Meyer, una educadora marital certificada que escribe para el NYT.

Por un lado hay muchas personas que se nombran a sí mismas adictas al sexo, pero que deciden mantener en secreto su comportamiento y sus posibles engaños. ¿Sus razones?, porque sus parejas “no lo entenderían”. Así que continúan con su vida secreta esperando que nunca se entere. Curiosamente, en caso de que la verdad surgiera, muchos saben que la “adicción” es sólo una excusa para ser infieles. Al menos un 63% de las mujeres creen eso, de acuerdo con la revista Women’s Health.

Por otro lado, muchos adictos al sexo están conscientes que la honestidad es pieza clave en toda relación, y para ello deben admitir su comportamiento a sus parejas para que puedan trabajarlo juntos. Estos hombres afirman que para mantenerse sobrios es importante ver el sexo, no como una gratificación momentánea, sino como una conexión emocional con una pareja y para ello es importante la comunicación.

De acuerdo con Jeff Schultz, un consejero sexual, muchas relaciones siguen adelante, e incluso se fortalecen, después de que un compañero admite su infidelidad.

Al final de cuentas, todo se resume a las piezas claves de toda relación: la honestidad y la comunicación. Si uno tuviera una adicción a alguna sustancia, o algún comportamiento poco usual, lo más conveniente es comentarlo, sino en cualquier momento saldrá a la luz y habrá que encontrar justificaciones y se debilitará la relación.