Varios diarios holandeses publicaron una grabación, que habían recibido de forma anónima, en la que la líder británica discutía con su par y aliado, Ronald Reagan, el presidente de Estados Unidos, sobre la guerra de las Falklands o Malvinas, que el Reino Unido le ganó a Argentina en 1982.

En esa conversación el mandatario estadounidense le pedía a Thatcher que “se controle” y la cuestionaba sobre su decisión de hundir el crucero argentino General Belgrano –que le costó la vida a 323 soldados- cuando”los argentinos estaban en retirada”.

Poco tiempo después se supo que la grabación era falsa y se había realizado recortando y montando fragmentos de entrevistas. Eventualmente, la banda punk británica Crass admitió haber sido la autora del engaño, con la intención de evitar la reelección de Thatcher.

Sin embargo, documentos revelados este viernes por el Archivo Nacional del Reino Unido muestran que los servicios de inteligencia británicos llegaron a pensar en un momento que Argentina o la Unión Soviética pudieron haber estado detrás del incidente.

“El servicio secreto duda de si se trata de una operación soviética. Es posible que alguno de los servicios de inteligencia argentinos esté detrás. También podría ser obra de grupos de izquierda de este país”, afirma en una carta a Thatcher un consejero del ministerio de Relaciones Exteriores británico.

En los papeles, desclasificados después de 30 años, los servicios secretos admiten que”no tenemos por el momento evidencias de quién es responsable”.

El temor comunista

Otra carta del Ministerio de Relaciones Exteriores británico del 6 de abril de 1984 vuelve a poner el foco en la posible autoría soviética.

“El Daily Telegraph (diario británico) del 28 de julio informó que el Departamento de Estado (de Estados Unidos) sospechó que se trató de una ‘desinformación’ de la KGB”, dice la misiva, en referencia a los servicios secretos soviéticos.

No obstante, el autor le da poco crédito a esas versiones y admite que no hay medios para investigar el tema a fondo.

“Ni nuestros amigos ni la CIA (Agencia de Inteligencia de EE.UU.) consideraron esto muy probable, pero un análisis más exhaustivo hubiera requerido una cantidad desproporcionada de recursos que hasta la CIA sintió que no podía contemplar”, afirma.

Cómo se hizo

Un documento del gobierno británico revela que la grabación falsa se realizó utilizando una tecnología de”parche de voz”, que permitió a los autores mezclar fragmentos sonoros obtenidos de entrevistas.

Incluso se logró identificar el origen de algunas de las frases de Thatcher, que habrían sido tomadas de las respuestas que dio la primera ministra durante una entrevista en el programa Panorama, de la BBC, grabada en abril de 1982.

La banda que creó la cinta, Crass, logró notoriedad por el incidente, que pasó a la fama como el”Thatchergate”.

Hasta entonces el grupo inglés, nacido en 1977 en Essex, se había dedicado a promover el anarquismo a través de su música punk y también por medio de grafitis, ocupaciones y acciones públicas.

Sin embargo, tras el “Thatchergate” la banda debió enfrentar una serie de batallas judiciales por supuesto contenido obsceno y eventualmente se disolvió en 1984.

Reacciones en Argentina

La agencia oficial de noticias de Argentina, Télam, informó sobre la desclasificación de los documentos británicos, remarcando que”Londres atribuyó a la Argentina la falsa charla de Thatcher con Reagan sobre Malvinas”.

La agencia hizo hincapié en que”este documento coincide también con un nuevo aniversario de la usurpación británica de las Islas Malvinas, ocurrida el 3 de enero de 1833″.

Según la periodista de BBC Mundo en Buenos Aires, Veronica Smink, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner ha utilizado esta fecha para mantener su reivindicación sobre las islas y para exigir al Reino Unido que acepte dialogar sobre la soberanía del archipiélago.

En diciembre pasado Argentina anunció la creación de un secretariado especial para asuntos relacionados con las islas Falklands o Malvinas, que comenzará a operar la semana próxima.