Los tatuajes se suelen hacer por diferentes motivos. Para recordar a alguien, un momento, algo por lo que se siente pasión o incluso nostalgia. La página Oddee recopiló siete tatuajes hechos por venganza, además de contar las historias detrás de ellos. Aquí se los dejamos.

1.- El nombre de la niña que violó y mató:


Un preso que cumplía una cadena perpetua por abusar y posteriormente matar a una niña de 10 años llamada Katie fue forzado por sus compañeros a tatuarse su nombre en la frente con las palabras “la venganza de Katie”. Anthony Ray Stockelman, de 29 años, fue sacado de esa prisión por su propia seguridad después que las autoridades descubrieron la historia del tatuaje.

Se descubrió que el tatuador fue el primo de Katie, un asesino también preso, en el año 2005.

2.- Una noche de pasión que quedó en todo su cuerpo


La aventura de una noche de un hombre quedó marcada en todo su cuerpo con un cuchillo mientras dormía. Las heridas de Wayne Robinson fueron producto de un ataque de Dominique Fisher, las que incluyeron incluso el nombre de la chica en su brazo. Después de conocerse en un bar, la pareja tuvo una noche llena de copete y drogas. Al despertar se dio cuenta de las marcas en su hombro derecho, además de muchos otros cortes en su hombro izquierdo e incluso una estrella en su espalda. Ella dice que él estuvo de acuerdo con los “tatuajes”, pero él dice que no fue así. Quizá que hizo Wayne mientras estaba cura’o.

3.- Una pila de caca en la espalda por ponerle los cuernos al pololo


Un artista de tatuajes le marcó la espalda a la polola con una pila de mierda luego de descubrir que esta le ponía los cuernos. Según algunas fuentes, Ryan Fitzjeral “engañó” a Rossie Brovent para tatuarle algo luego de descubrir la infidelidad que llevó a cabo con su mejor amigo. Rossie luego demandó a Ryan por $100.000 dólares, diciendo que estaba ebria (con vino barato, más encima) cuando firmó el consentimiento.

Aparentemente, ella le pidió una escena de una película de Narnia al pololo, pero descubrió luego que tenía algo mucho peor.

Muchos dicen que esta historia es falsa. Algunos bloggers buscaron la historia en los archivos judiciales. Parece que no pasó nada a nombre de “Brovent”. Quizá esa persona ni existió, pero no hay más registros ni antecedentes sobre la imagen que circuló por el internet.

4.- “Perro” por acostarse con la polola de alguien más

Un hombre celoso atacó a un joven con problemas mentales con un bate durante una “orgía” de violencia. El atacante, Jason Tattersall, se fue preso por más de 14 años. La victima, un joven de 18 años, tuvo relaciones con la polola de Jason mientras este estuvo preso.

Solo tres días después de ser liberado, Tattersal buscó al joven por venganza. Le rompió un tobillo con un bate, lo llevó fuera de la casa y luego lo molió a golpes para luego tatuarle “Dog” en la frente con tinta verde.

El joven ahora está ciego del ojo izquierdo y tuvo que requerir cirugía en su tobillo por el golpe.

5.- Un tatuador, un esposo engañado y la mujer engañadora

Una corte en Singapur sentenció a un artista a dos años de cárcel. Su crimen fue ayudar a su amigo a tatuar a su mujer en contra de su voluntad. Su amigo, el esposo de la tatuada, sospechaba que ella le ponía los cuernos, por lo que buscó venganza y humillación. No se dieron detalles sobre lo que le fue tatuado a la mujer. A usar la imaginación. Los senos de la mujer, así como su estómago y brazos, fueron tatuados mientras ella estaba atada y amordazada con una toalla. El esposo se sentó en las piernas de la mujer para mantenerla quieta. Luego de esto, se fueron dejándola atada, siendo un amigo de la familia quien la encontró y liberó. Ahora, según se sabe, está con tratamiento de laser para borrar los dibujos y cicatrices.

El marido fue condenado a una pena muy baja y, atentos, SEIS golpes con un palo.

6.- El hombre que decidió tatuarse en la mitad de la noche

Un día cualquiera, un hombre decidió hacerse un tatuaje en el brazo. Después de irse a tomar y quedar hecho guasca, sus amigos le propusieron hacerse otro, por lo que llamaron nuevamente al artista. Pasada la medianoche se encontraron camino a la tienda del tatuador, diciéndole que le diera una “sorpresa” a su amigo. A la mañana siguiente despertó así.

7.- “La tienes chica”

Brandon Smith quería un tatuaje que mostrara su masculinidad, así que decidió hacerse los caracteres chinos de “fuerza” y “honor” en su pecho. Después de 20 minutos bajo la maquina del artista Andy Sakai, salió con los símbolos para “pene chico” en su piel.

“Lo tuve durante meses sin saber lo que realmente decía”, dijo Smith. “Un día fui trotando por el campus y un grupo de asiáticos se rieron y me empezaron a decir “cortito”, ahí fue cuando supe que decía”.

Sakai, un artista con premios, estaba chato de ver los caracteres de su cultura tatuados en personas cualquiera, así que usó la ignorancia de Smith para darle un mensaje. Siempre que alguien pedía tatuajes de ese tipo, Sakai los cambiaba por una frase ordinaria.

Se supo que siete personas tuvieron tatuajes similares. Kerri Baker, una estudiante, pagó $50 dólares por los símbolos de “diosa de la belleza” en su ombligo, pero se fue con un tatuaje que decía “inserte aquí el pollo del General Tso”.

Sakai no se siente culpable sobre aquello.