“Enfrentamos una situación de riesgo sanitario nueva en nuestro país”, expresó el ministro de Salud, Jaime Mañalich, en referencia a la ola de incendios forestales que están afectando desde la Región de Valparaíso por el norte hasta la Araucanía por el sur, y especialmente los focos en la Región Metropolitana, que tienen cubierta de humo prácticamente toda la ciudad de Santiago.

Si bien ayer sólo una estación de monitoreo de la calidad ambiental mostraba índice ‘regular’ para el material particulado de 10 micrones (MP 10), hoy la situación varió. A las 15 horas había 6 estaciones en nivel ‘regular’ y 2 en ‘alerta’.

“En relación a la calidad del aire la situación es bastante mala. Evidentemente no concurren las condiciones invernales de hacinamiento, bajas temperaturas y contaminación intradomiciliaria. Hay mucha más vida al aire libre, pero los números de contaminación que hemos visto en algunas estaciones de monitoreo son bastante altas”, señaló Mañalich.

Se calcula que el control de los incendios en Melipilla tomará aún algunos días. Si a esto se suma que hoy domingo regresan a la capital millares de personas que tomaron vacaciones de Año Nuevo, la perspectiva para la semana es preocupante “porque el efecto del material particulado -que es el más agresivo para la salud de la población- normalmente produce un efecto retardado, porque descompensa sobre todo a personas que sufren enfermedades respiratorias crónicas, como fibrosis quística, cáncer pulmonar, asma bronquial. Estas personas ven afectada su salud en los días siguientes”, advirtió la autoridad ministerial.

Ante eso, dijo que el Minsal adoptó ya medidas a nivel de la red de atención. En la Asistencia Pública el 20% de las camas están desocupadas para internar a pacientes adultos que lo necesiten, y el Hospital San Borja-Arriarán tiene la mitad de su capacidad pediátrica disponible para cualquier eventualidad en niños.

El ministro Mañalich aclaró, eso sí, que no están dadas las condiciones para que el gobierno decrete las tradicionales medidas de excepción que se adoptan en invierno, en episodios de alta contaminación.

“El ministerio del Medio Ambiente y las Intendencias no tienen potestad legal para decretar en este período del año alertas ambientales ni preemergencias porque la ley estipula esas situaciones sólo entre mayo y agosto de cada año. De manera de que no hay manera legal de que la autoridad ambiental decretara en este momento una premergencia, por ejemplo”.

Ante este panorama el ministerio de Salud entregó recomendaciones a la población para enfrentar los días venideros que seguirán con contaminación.

“Aquellas personas que realizan actividad física a diario o los fines de semana, que disminuyan esta actividad o incluso que la suspendan si se mantienen las condiciones ambientales que hemos visto hasta ahora. Nosotros vamos a ir informando permanentemente sobre la condición ambiental, pero también aquí las personas deben tomar una responsabilidad de autocuidado ante estas situaciones”, dijo el subsecretario de Salud Pública Jorge Díaz.

‘Todo paciente que sufra una enfermedad respiratoria crónica y que utiliza medicamentos que por ningún motivo abandone su tratamiento”, insistió la autoridad. “Hay muchas personas con asma o una bronquitis crónica descuidan su tratamiento en verano, lo que en estas condiciones no es conveniente”.

RIESGO MAYOR DE HANTA ESTA TEMPORADA

Los incendios forestales que están afectando a seis regiones del centro y sur del país tendrán probablemente otro efecto cercano en la salud de la población. Tal como se vio hace dos veranos, el fuego en los bosques provocó la huida de animales silvestres hacia zonas más seguras, cerca de los poblados. Entre ellos estaban los ratones colilargos, que son el vehículo de transmisión del virus Hanta. Y efectivamente esa temporada hubo un aumento de contagios.

“Eso, asociado a las condiciones de florecimiento de quila –que es el alimento de los ratones-, y la afluencia de veraneantes a los lugares donde hay Hanta hacen pensar que verdaderamente tenemos un riesgo enorme para este verano”, advirtió el ministro Mañalich.

De hecho, esta temporada se ha detectado un aumento de 50% en la población de ratones colilargos, lo que gatilló una serie de medidas sanitarias especialmente en la Región de la Araucanía. Se reforzó la fiscalización de los campings para asegurarse que hubiera poda de matorrales, desratización de instalaciones y otras acciones preventivas.

El mismo riesgo de aumento de Hanta se prevé para las demás regiones del país donde ha habido contagios esta temporada, sumado a incendios forestales, como ocurre en Valparaíso, O’Higgins, Maule, Biobío y la Región Metropolitana.