Raúl Labán, presidente del Club Social y Deportivo Colo Colo, anunció que está dispuesto a impugnar el contrato de 30 años de concesión que mantienen con Blanco y Negro en Tribunales.

“No estamos vendiendo humo ni haciendo amenazas que se puedan considerar una simple bravuconada. Encargamos un informe en derecho sobre este contrato y te puedo decir que existen al menos seis puntos que nos van a permitir darle la pelea a Blanco y Negro con muchas posibilidades de declarar nulo el contrato de concesión” dijo Labán, quien luego añadió que “una vez que estén en nuestro poder los Anexos de ese contrato, creo que vamos a tener todavía más y mejores argumentos para sustentar nuestra posición”, según informa El Gráfico.

El dirigente asegura que se encuentra con un directorio dividido, contando con personas “que en el fondo actúan a favor de Blanco y Negro”, agregando como antecedente que están a punto de perder el recinto de calle Cienfuegos. “Ni siquiera disponíamos del padrón de socios. Los pocos que había los tenía sólo registrados Blanco y Negro. Al final, decidimos conformar nuestro propio padrón con la campaña que iniciamos para que los socios retornaran al club y que fue todo un éxito, toda vez que en un breve lapso llegamos a casi 40 mil con sus cuotas al día”, afirmó Labán.

La traba para iniciar este trámite de impugnación es la falta de ciertos anexos del contrato firmado con B&N. Según Labán, en estos se encontrarían al menos seis puntos “que nos permitirían declararlo nulo o, al menos, sacar a Blanco y Negro de ámbitos del club que jamás debió haber asumido para sí”.

El presidente del CSyD comentó que el contrato es “absolutamente leonino y que en su génesis misma tiene poca o nula legitimidad, porque Blanco y Negro tuvo como contraparte para su firma a un señor Cristián Varela al que ninguna asamblea de socios del club eligió y al síndico Patricio Jamarme que, para facilitarle aún más las cosas a la Concesionaria, cerró el registro de socios poco antes de la firma de este acuerdo. Como resultado, sólo concurrieron 40 socios manejados por ellos, absolutamente de acuerdo en lo que se iba a firmar”.

Asevera Labán que en el contrato no se consignaban las divisiones inferiores del club, el pase de esos jugadores una vez que se vuelven profesionales, el fútbol femenino ni las escuelas de fútbol de la institución, comentando que en B&N “se han adueñado de todo, transformando las escuelas de fútbol en un simple negocio y entregando a manos privadas […] Como si todo ello fuera poco, mañosa y abusivamente tasaron al club en 50 millones de dólares, en circunstancias que sólo el terreno del estadio tiene un valor comercial superior a eso”.

Incluso dice que la deuda tributaria de Colo-Colo ha aumentado de 700 millones de pesos, desde antes que llegara el sindico de quiebra, hasta 10 mil millones en la actualidad.