El ex ministro de Hacienda de Ricardo Lagos y ex presidente del directorio de Canal 13, Nicolás Eyzaguirre, fue elegido para ocupar el cargo de ministro de Educación en el gabinete de la mandataria electa, Michelle Bachelet, con un gran desafío en el horizonte: enfrentar al movimiento estudiantil y cumplir con las promesas de educación gratuita y de calidad realizados por Bachelet.

“Voy con la presidenta a una educación de calidad pública, gratuita y de calidad. Por lo tanto, lo que tenemos que hacer es ponernos a caminar, no perder de vista hacia donde vamos, y ser treméndamente flexibles para saber escuchar e ir dando paso firme”, expresó el ministro designado en CNN Chile y agregó que “Chile tiene que abrazar a sus hijos y entregarle educación de calidad”.

Frente a este tema, la presidenta de la Federación de la Universidad Católica (Feuc), Naschla Aburman, señaló en su cuenta personal de Twitter que es complejo tener conocimiento sobre el futuro de la educación en el país, ya que “el ministro designado no tiene trayectoria en el mundo de la educación”.

Por su parte, la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech), Melissa Sepúlveda, consignó que frente al nuevo ministro lo más probable es que el sistema educativo permanezca como está.

En los últimos días, Eyzaguirre protagonizó una dura polémica por tratar de “idiotas” a sus ex compañeros de clase del “Verbo Divino” que actualmente se desempeñan como gerentes. Estas declaraciones, emitidas en una conferencia por los “26 años del PPD”, incentivaron el debate entre ex alumnos que estaban de acuerdo con el futuro titular de Educación, y los que calificaron sus dichos como desafortunados.

Posteriormente, a través de una carta a El Mercurio, pidió disculpas por sus palabras, señalando que “la forma que usé para describir las ventajas que tienen los alumnos de estos colegios (particulares pagados) en su futuro laboral, fue desafortunada y ofensiva”.

Vea también “Andrés Montero, ex alumno del Verbo Divino: “Eyzaguirre en un cargo de ministro sería muy peligroso”