Vía Discoverymujer.com

La masturbación produce infertilidad, disfunciones sexuales, ceguera y pérdida de memoria: En algún momento, hace más de 100 años, hasta los médicos creían que esto era cierto, pero la realidad es que ninguna de estas consecuencias son posibles. En el caso específico de la infertilidad, se ha llegado a creer que tenemos una determinada cantidad de semen que producimos a lo largo de la vida -7 litros-, y que debemos cuidar. Sin embargo, en la medida en que eyaculamos, el semen se va reponiendo y de hecho un hombre promedio puede eyacular hasta diez o más veces ese volumen. En resumen, si tienes problemas de memoria es por otro motivo.

La masturbación puede alterar el tamaño o forma de los genitales: Hay personas que siguen pensando que la masturbación puede aumentar el tamaño del pene, y por eso la utilizan como recurso para lograr ese efecto deseado. Mejor método es entonces aceptar, querer y saber usar lo que tenemos.

En la “primera vez” no puede haber embarazo: Creencia común en adolescentes, y que sigue causando innumerables embarazos no planificados.

Cuando el hombre pierde su virginidad se le corta el frenillo del pene: Así como en la mayoría de las mujeres se produce el sangrado por desgarro del himen, hay quienes piensan que en los hombres ocurre algo similar. Y la verdad es que se trata de un raro accidente, en todos los casos cuando el hombre tiene frenillo demasiado corto.

Puede haber embarazo por sexo oral: Parece mentira, pero es una pregunta frecuente. Muchas cosas pueden pasar en el sexo oral, pero si alguna mujer queda embarazada por ese medio que vaya escribiendo para el Guiness record.

El jugo de limón es un anticonceptivo: Por la acidez del jugo de limón se piensa que podría matar a los espermatozoides. Esto no tiene ningún fundamento científico, así que mejor los guardamos para hacer limonada.

Utilizar más de un condón a la vez disminuye la probabilidad de embarazo o contagio de ITS: Al contrario, por la misma fricción al colocar uno encima del otro es más probable que el condón se rompa. Así que ya saben, aquí no funcionan las matemáticas: uno más uno es igual a cero.

El tamaño del pene tiene que ver con la altura del hombre, el tamaño de sus manos y sus pies: No existe ninguna proporción directa o inversa entre el tamaño del pene y la estructura corporal general o alguna de sus partes. Hombres de pie grande, mejor inventen otro argumento.

El exceso de actividad sexual agranda la vagina: No es el exceso de actividad sexual lo que produce agrandamiento o ensanchamiento de la vagina, sino que situaciones como por ejemplo los partos pueden disminuir la tonicidad de los músculos que rodean la entrada de la vagina o producir desgarros en los mismos. Los ejercicios Kegel o incluso ciertas cirugías que reconstruyen el piso pélvico pueden ser la solución.

Sigue leyendo en www.discoverymujer.com